Seguidores

jueves, 9 de mayo de 2013

Culebra de Esculapio (Elaphe longissima) en Embún. En recuerdo de J. A. Garcés, un amante de la naturaleza, un buen amigo


Entre las muchas cosas que tenía pendientes ésta es la más emotiva y que le debía al malogrado J.A Garcés, un gran amante de la naturaleza, de esta tierra y sobre todo de Embún y de Jaca, en especial  de la Peña Oroel de la que tanto disfrutó.
 
Mi relación con él pasó de ser un simple vecino, del que ambos nos respetábamos por nuestra común afición, a ser cómplices de las muchísimas experiencias que teniamos de nuestros quebrantahuesos (gypaetus barbatus), añadiendo a las demás anécdotas que la naturaleza siempre nos ha dado.

Podría contar mil experiencias que ambos mantuvimos observando algún nido de nuestros queridos quebrantahuesos, pero me decanto por este documento sobre el "culebrón" de esculapio (Elaphe longissima) en nuestro pueblo, del que seguramente poca gente de Embún conocía y del que debemos estar orgullosos que quedara así reflejado para  los tiempos venideros.
Tuve la gran suerte que me regalase una copia de la revista científica “Lucas Mallada” donde salió publicado y que encima me la dedicara con tanto cariño. Nunca podré estar lo suficientemente agradecido  ¡Gracias Pepe!

Copio íntegramente el texto publicado en la revista:
Lucas Mallada, 2: 311 a 312
Huesca 1990
NUEVA LOCALIDAD DE ELAPHE LONGISSIMA EN EL ALTO ARAGÓN

J. A. GARCÉS ARBEA

Elaphe longissima, la culebra de Esculapio, es una de las especies de ofidios ibéricos menos citada en la Península Ibérica.

En la recopilación realizada por Bea (1978) se describen biométricamente 17 ejemplares, procedentes de Cataluña y País Vasco, junto a otras citas, que limitan su distribución al NE español.

Concretamente este estudio cita para Aragón una única localidad, Nocito, sierra de Guara (Elósegui et al., 1974). Posteriormente, Falcón cita en 1982 la captura de un ejemplar en Fago y Ortega? De nuevo en la Sierra de Guara .

En esta nota damos a conocer una nueva localidad, Embún (valle de Hecho), donde el 30 de junio de 1990 fue hallado un ejemplar adulto y posteriormente otro juvenil el 28 de septiembre de ese mismo año.

La correcta determinación de estos ejemplares fue confirmada por especialistas del Instituto Pirenaico de Ecología (C.S.I.C).

Mi única cita contrastada y segura de estos ejemplares corresponde a la Sierra de Guara en Vadiello. Se puede observar su “preciosidad”.

El que quiera profundizar algo más sobre este ofidio puede repasar algunas entradas anteriores, destacando la publicada el 11 de noviembre de 2008. Se deja un acceso directo a la misma:
 
Después del largo invierno siempre llega la primavera y con ella el mundo se llena de color y de vida. Lo mismo que ocurre en la naturaleza podemos aplicarlo a nuestra vida cotidiana:
 

4 comentarios:

teca dijo...

Emotivo relato sobre a cobra... e uma postagem complementada com estas flores primaveris encantadoras!!!
Que prazer estar aqui e voltar a desfrutar de suas entradas.

Feliz fim de semana.
Estarei de férias por uns dias...

Beijos e flores.

jarnaco dijo...

Felices vacaciones Teca, disfruta de estos días.
Seguro vuelves con alguna sorpresa con la que disfrutaremos en tu blog.
Me alegro que te haya gustado este post, me da ánimos para empezar otra nueva etapa con él.
Besos lleno de aroma primaveral de la mañana

Rafael Rodríguez dijo...

Magnífico animal, por desgracia cada vez más escaso. Bonitas fotos primaverales. Un saludo desde El Terrao.

jarnaco dijo...

Me alegra que te gusten Rafael. La verdad que dada vez hay más "rarezas" en la naturaleza y la disminución poblacional de cada especie va, en muchos casos, en un preocupande declive.
Un saludo. Gracias!!!