Seguidores

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Artículo publicado en ZABAGLIA sobre el Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus)

 
Quizás la mejor forma de presentar esta entrada es por el párrafo final de este modesto artículo “Las fotos proporcionan un claro ejemplo de la importancia de conservar y restaurar los antiguos edificios y de proporcionar lugares hábiles en las nuevas edificaciones para la reproducción de las aves.”
Meses atrás recibí la agradable invitación para colaborar con algún artículo en la revista ZABAGLIA del Colegio de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de Huesca. Dicha contribución pretendía aproximar al público la fauna que hace uso de las edificaciones urbanas. En los números anteriores dieron un esmerado y cuidado trato a la flora.
El texto del artículo dice lo siguiente:
Se acompañan de otras fotos para hacerlo más ameno

Para el cernícalo vulgar esta casa no es una ruina
Cada vez son más las especies de aves que se pueden observar en las poblaciones urbanas, éstas se han adaptado perfectamente a convivir con nosotros, aunque inevitablemente necesitan de espacios que se asemejen a la vida silvestre  para realizar su actividad vital, y en consecuencia su abundancia aumenta a medida que nos acerquemos a los parques, jardines, solares abiertos  o corrientes de agua. Puede decirse que, contra más variedad de ecosistemas diferentes presenta un centro urbano, mayor variedad de especies las habitan.

En la mayoría de los casos, los poblados  ya no los utilizan como simples refugios o como lugares donde encontrar su alimento, sino que incluso terminan desarrollando en ellos un completo ciclo reproductor.

 
El incremento de aves menores también ha ido asociado al  aumento progresivo de rapaces pequeñas, terminando poco a poco con cualquier rechazo a compartir el mismo espacio en el que nosotros vivimos. Especies como el cernícalo vulgar (Falco tinnunculus) ya no son difíciles de observar dentro de las ciudades o incluso de localizar sus zonas de puesta.

Los cernícalos urbanitas suelen realizar sus nidadas en los huecos de los edificios, en las cornisas, en las pareces de las iglesias y principalmente en las edificaciones abandonados. Como el resto de los halcones, no construye una plataforma de palos ni realiza un nido propiamente dicho, sino que aprovecha cualquier oquedad disponible o se beneficia de algún nido abandonado. Los  viejos del lugar dicen que “no saben construirlos”, que están tan obsesionados con el cortejo y protección de la zona de cría que se olvidan del acopio de material en el lugar elegido para la puesta.

 
Suelen tener una gran prole de 4 a 6 polluelos. La incubación es llevada por ambos adultos y aunque parezca extraño en ocasiones con una mayor participación del macho.
El macho posee el dorso pardo-rojizo, bastante listado, el pecho lo tiene castaño claro con manchas parduscas. Su cabeza y cola son de un tono gris-azulado. La hembra es mucho más rayada en la espalda y la cola.

Este falconiforme es una pequeña rapaz diurna de apenas 70-80 cm de envergadura, su nombre le viene dado por su peculiar habilidad de vuelo; es capaz de suspenderse brevemente en el aire “cerniéndose” para detectar a sus presas en el suelo e ir descendiendo brevemente sobre ellos. Mientras realiza esta peculiar maestría de vuelo, su cola permanece completamente abierta en forma de abanico. El tener este poder de “pararse en el aire” no limita para nada su dominio del cielo. Sus alas puntiagudas, unido a su larga cola, le permite imprimir gran rapidez de vuelo y poseer una gran capacidad de giro.
 
Su dieta consta de pequeños pajarillos, pequeños mamíferos e insectos (que son su principal fuente alimenticia) En ocasiones se alimenta de roedores y algunos reptiles.

A pesar de su abundancia, es un pájaro que vive muy diseminado y las parejas están unidas durante la reproducción, pero el resto del año vive de forma solitaria. Se puede observar a lo largo de toda la Península.

En algunos lugares es considerado como un “pájaro de la lluvia” y, según se dice cuando se observa cernido, anuncia agua.
Las fotos proporcionan un claro ejemplo de la importancia de conservar y restaurar los antiguos edificios y de proporcionar lugares hábiles en las nuevas edificaciones para la reproducción de las aves.

4 comentarios:

Salvador Recio Urbano dijo...

Amigo mío, un buen trabajo, que maravilla, las fotos son estupendas, yo estoy ahora trabajando un poco con esta especie, a ver que puedo hacer.

Un abrazo.

teca dijo...

Um artigo muito bem explicado e documentado por fotos lindas! Gostei da curiosa consideração sobre esta ser uma ave que "sinaliza" chuva.
Parabéns e felicidades.

Beijos e flores com carinho.

jarnaco dijo...

Hola Salva,
Muchas gracias por tus comentarios y tus alagos. Ya puedo imaginarme tus próximas fotos con esta elegante especie. Seguro que pronto nos los presentas en todo su explendor.
Un abrazo... tus blogs cada día mejor

jarnaco dijo...

Hola Teca,
Me alegro que te gustara el artículo y sus fotos, la verdad que lo hice con cariño para colaborar con esta gente. siempre es agradable encontrar personas, de otros gremios, en este caso la construcción, que se preocupen por la flora y fauna que nos rodea.
En estos días de impresionante color otoñal por España se recibe también con cariño tus besos de flores.
Un dulce beso para tí