Seguidores

miércoles, 4 de abril de 2012


Martinete común (Nycticorax nycticorax)

Ya nos llegan los primeros martinetes del año, esta pequeña zancuda regresa entre los meses de marzo y abril del territorio africano, para permanecer con nosotros la época estival. Nos abandona en el mes de octubre.
“Visible” principalmente en el crepúsculo del día y de noche, donde se alimenta principalmente de pequeños peces, insectos, anfibios e incluso de pequeños mamíferos o aves. Aunque es tachada de “nocturna” su mayor actividad se desarrolla en las últimas y primeras horas del día.
La primera sensación que tenemos al observarlo esta garza compacta es la de una azulada zanquilarga cabezona, con dos largos “pelos” muy blancos, que le hacen parecer a un guerrero indio con sus plumas en la nuca (está carente de estas eréctiles plumas en su plumaje de invierno). Impresiona sus escarlatos ojos, de un rojo-granate muy intenso.
Sus patas son de color amarillentas, salvo en primavera que son de un color más rojizo.
Sus largas patas le identifican como una ave de zonas húmedas, pero con la particularidad que se puede considerar arbórea al permanecer sobre el arbolado y ramas de sus cercanías grandes espacios de tiempo, incluso construye entre el ramaje sus nidos.
El mayor uso de sus dos “plumas indias” de su cocorote la realiza en la época reproductora: cuando llega al nido las eriza en modo de saludo, tanto a los pollos, como a su pareja. Este comportamiento se le ha denominado “ceremonia de apaciguamiento”.
Como puede observarse en la foto, ante mi presencia no señalaba nada de “simpatía” y más que erizadas las tenían de armas caídas sobre la frente. Al dejarlo tranquilo ya volvieron a su posición de tranquilidad.