Seguidores

martes, 1 de febrero de 2011

La orientación del Petirrojo

Esto de internet es la repera!, esperando el otro día al dentista ojee la revista “Muy Interesante” y me llamó la atención un pequeño artículo sobre cómo se orientan los petirrojos (Erithacus rubecula) en su desplazamientos migratorios. El artículo en cuestión no he tenido la suerte de encontrar pero sí algunos artículos sobre el tema en la revista de electrónica de ciencia, tecnología, sociedad y cultura llamada TENDENCIA 21 y en la de CORDIS Noticias, que a su vez hacen referencia a un artículo en NATURE, que publicó por primera vez la noticia. Copio textualmente algunos párrafos interesantes de ambas publicaciones
Los petirrojos utilizan parte de su centro visual para orientarse por el campo magnético de la Tierra en sus desplazamientos migratorios, según un nuevo estudio a cargo de científicos de Alemania y Nueva Zelanda. Su trabajo, publicado por primera vez en la revista Nature, demuestra que cierta región del cerebro llamada «cúmulo N» es la responsable de la sensibilidad magnética de estas aves. Estos hallazgos podrían ayudar a proteger las aves migratorias y otras especies de animales y amplían los conocimientos que se tenían sobre los efectos de los campos magnéticos sobre los seres vivos en general y los seres humanos en particular.
En esta investigación, se ha demostrado que una región del cerebro llamada «cúmulo N» es la responsable de la sensibilidad magnética de estas aves. Los investigadores desactivaron quirúrgicamente el «cúmulo N» en algunos ejemplares de petirrojo y después probaron la capacidad de orientación de las aves operadas. Así, se observó que éstas ya no eran capaces de percibir los campos magnéticos y que tenían que recurrir al sol u otras estrellas para orientarse.
Otra hipótesis esbozada en un principio por los científicos era que la «orientación magnética» de los petirrojos podría depender de la existencia de magnetorreceptores (cristales de mineral de hierro) en la parte superior del pico de estos pájaros y que el nervio trigeminal transmitiría al cerebro la información sobre los campos magnéticos. Sin embargo, tras cortar la conexión trigeminal de dichos magnetorreceptores con el cerebro, no se apreció efecto alguno en la capacidad de los petirrojos para orientarse por los campos magnéticos.
«Además, los datos sugieren poderosamente que la "brújula" de este pájaro cantor migratorio depende en algún grado de un mecanismo visual», según el artículo, «y que los supuestos receptores de mineral de hierro localizados en el pico y conectados al cerebro mediante el nervio trigeminal no son ni necesarios ni suficientes para que los petirrojos puedan orientarse por los campos magnéticos».
Los autores opinan que su descubrimiento podría servir para proteger a las aves migratorias y que constituye un hito en el estudio de los mecanismos sensoriales dentro de la biología. Al poseer un mayor conocimiento de los mecanismos por los que se orientan las aves, se podría, por ejemplo, trasladar a poblaciones amenazadas a nuevos lugares de cría con mejores resultados que en iniciativas de este tipo realizadas con anterioridad.
El área geográfica donde habita el petirrojo abarca Europa y se extiende hacia el Este hasta Siberia occidental y hacia el Sur hasta el norte de África. Hay zonas en las que el petirrojo permanece todo el año, incluso durante el invierno, pero hay otras desde las que emigra estacionalmente, hacia el sur de Europa, en busca de temperaturas más cálidas.
Como le pasa al pequeño petirrojo, necesito el «cúmulo N» para orientar nuevos proyectos y tener los magnetorreceptores bien a tono para llegar a cuajarlos. Salvo alguna entrada puntual, este blog deja paso a otros con ideas más jóvenes… Es ley de vida! Han sido 330 entradas, algunas interesantes, otras curiosas, y otras no tanto. Muchas gracias a todos los que en alguna ocasión os asomasteis a esta pequeña ventana a la naturaleza aragonesa