Seguidores

domingo, 23 de enero de 2011

Picoteando un poco por el blog: el Increible Picogordo

Hoy nos quedamos “helados” al ver a esta preciosa especie, el Picogordo (Coccothraustes coccothraustes) nos visita en este tiempo invernal, especialmente cuando rondamos temperaturas inferiores a los 0ºC. El motivo no es otro que es su “huída” de las regiones europeas donde la ola de frío es más intensa. Llegan a este lado del Pirineo para “calentarse” y alimentarse en nuestra tierra al poseer unas temperaturas más agradables (para ellas… claro está).
Ha sido curioso constatar qué, a pesar de ser nombrada en multitud de ocasiones por nuestros “abueletes”, la primera cita tomada por ornitólogos en esta parte de los Pirineos fue en febrero de 1972 en las cercanías de Jaca.
También hay algunos autores que aseguran que son las hembras mucho más viajeras que los machos, siendo éstas las que en un mayor número visitan la Península Ibérica (Peter Hayman & Rob Hume –AVES- Guía ilustrada de las aves de España y de Europa).
No hay duda que el sobrenombre de “picogordo” le viene por su poderosa herramienta cónica, totalmente desproporcionado si lo comparamos con el resto de su tamaño corporal. Su cabeza tampoco se queda muy atrás, dando la impresión general de cabezón con un poderoso cuello “cuellicorto”. La coloración de su pico también nos delata la época del año en la que estamos, ya que en la estival su coloración es blanco-azulada, mientras en este tiempo invernal es blanco-amarillento.
Sus poderosas mandíbulas no serían nada sino vienen acompañadas de unos músculos altamente desarrollados. En su caso es así, haciendo entre ambos elementos una mordaza trituradora de una fuerza cercana a los 35kg de presión, algo descomunal si vemos que es un ave de escasos 18cm de longitud.
El interior del pico está especialmente preparado, con una especie de almohadilla, para la sujeción de las semillas y demás frutos secos, evitando así que salgan despedidas cuando ejerce su poderosa fuerza para romperlas.
Aunque son capaces de romper los huesos de las cerezas, ciruelas o de las aceitunas también se alimentan de insectos, orugas y brotes tiernos cuando la ocasión lo requiere, especialmente en la época de cría y alimentación de sus polluelos. Parece tener especial predilección, por Embún, a las semillas “aladas” como la de los “escarrones” (Acer común).
Es bastante difícil su observación, a pesar de ser el fringílido de mayor tamaño, ya que además de su pequeña población son de un carácter muy huidizo.
En nuestra campaña de anillamiento se anillaron varios Picogordos, siendo el primero en febrero de 1986. Repasando algunos otros históricos de anillamiento destacaban que el tamaño de las alas (macho/hembra) variaban de 101 a 106 mm.
Otro curioso dato de febrero del 89 se reseñaba, en el anillamiento de un macho, que la temperatura ambiental era muy alta para la época del año, se estaba llevando una prolongada sequía, bajando el río muy pequeño y se notaba una necesidad de agua en el monte… Esto contradice bastante lo reseñado al principio de la entrada… “eran otros tiempos…”
Es “grato” recordar las experiencias de tenerlo en la mano y la lucha “feroz” con la que la mayoría de ellos ejercía para liberarse antes de tiempo. En mi recuerdo está la “mordedura” sangrante en uno de mis dedos, que no había manera de hacer aflojar semejante “tenaza”. Con posterioridad ya ibas preparado con una rama lo suficientemente dura para que la fuera mordiendo mientras realizabas el anillamiento y mediciones pertinentes… eso sí sin apartar ni un segundo la mirada de su desafiante pico... Aún con todo, es una es las especies más increíbles para tenerla cerca siendo mucho más “guerrilleros” los machos que las hembras.

7 comentarios:

Salomé Guadalupe Ingelmo dijo...

Y eso que la canción rezaba "las chicas son guerreras". En efecto es muy bonito, aunque se trate de un pajarito canibal...
Abrazos

jarnaco dijo...

Cada uno tiene sus gustos y no para todos será bonito, lo que no hay duda que para nadie pasa desapercibido. Personalmente es un pájaro especial, lleno de misterio y siempre será bien recibido. Pues sí... "las chicas son guerreras" pero los "chicos" somos muy burros y en la mayoría de los casos no tenemos el tacto que debiéramos.
Un beso y muchas gracias por la visita y el comentario

Toñin dijo...

Siempre me acordaré de este pájaro y del picotazo que te dió, de las fotos que decir....

jarnaco dijo...

Hola toñín, Yo tampoco olvidaré el picotazo... aunque también hay que decir que tampoco son muy muy agresivos pero el que da por "morder" es mejor dejarlo solo. En agresividad son mucho más los diminutos herrerillos comunes.
Sobre las fotos, la verdad que estoy contento por el momento y la cita, lástima que me diera el sol de frente y haya tanta contraluz y claridad, aunque también hace especial el perfil del "escarrón" o el arbolito en cuestión.
Gracias, un saludo

Un pájaro en la tormenta dijo...

Veo que siempre te las arreglas para estar en el lugar oportuno en el momento adecuado. Gran lección pajarera del amigo "gordito". Un saludo

jarnaco dijo...

Feliz año Patxi, Y por supuesto muchas gracias por continuar visitando este modesto rinconcito, es todo un orgullo para este servidor.
Ando algo "apático" este comienzo del año con el blog... espero me entren ganas de ir metiendo alguna cosilla de las que tengo por aquí...
El Picogordo es un pájaro lleno de significado para mí, al igual que el acentor alpino, quizás sea por ser "extraños" de ver por la zona por la que me muevo, por eso siempre me llena de felicidad en tropezarme con ellos. En esta ocasión fue casualidad verlo, y estár en un lugar donde el fuerte sol me hacía algo invisible.
Un abrazo y gracias nuevamente

jarnaco dijo...

Por cierto amigo ... Animate y sigue contado cosas en el blog, el principio es genial así que no lo dejes..