Seguidores

martes, 23 de noviembre de 2010

La importancia de los campos de cultivo

Una gran parte del territorio que ahora ocupan los campos estaba cubierto por bosques o marismas. Pero a través de los siglos la masa forestal ha sido talada y las marismas drenadas para hacerlos cultivables.
Los campos proporcionan una variada diversidad de hábitat para nuestras queridas aves. Los bosquetes y matorral bajo les proporciona protección a un gran número de especies, en especial a los herbívoros y a las que normalmente viven en los límites de los bosques, tales como los zorzales, mirlos, petirrojos o páridos.
Esta vegetación baja también proporciona un incremento de insectos, con el consiguiente beneficio alimenticio para los pájaros. Así escribanos, currucas y pinzones se aprovechan de dicha mini-vegetación.
Pero sin duda el grupo de aves que más se beneficia de los cultivos y tierras de secano son las formadas por las Alondras, totovías, cogujadas, calandrias o trigueros.
Los aviones, golondrinas y vencejos sobrevuelan los campos en busca de los miles de insectos.
Las prácticas agrícolas actuales ocasionan un descenso considerable de insectos y por lo tanto un perjuicio para los pájaros. La disminución de los insectos debido a los fungicidas, unido a la eliminación de hierbas cercanas por los herbicidas hace reducir esta fuente alimenticia.
A finales de cada temporada y coincidiendo con los primeros fríos grandes bandos de pinzones, escribanos, verdecillos, verderones y demás fringílidos se unen en busca de semillas. Los jilgueros aprovechan las semillas de los cardos.
No podemos decir eso de "acabada la cosecha acabado el sostén alimenticio de los campos" ya que después de la recolección, bandadas de grajas, grajillas y estorninos acuden para alimentarse entre los rastrojos. Por su parte llegan a los campos cercanos a las urbanizaciones los grandes bandos de gorriones acompañados en esta época por sus crías.
De forma indirecta, estos lugares proporcionan alimento a las aves de presa, al estar concentrado un gran número de posibles presas en un corto espacio de terreno. Además de ser unos lugares visitados por pequeños mamíferos, reptiles o roedores.

En este mes de noviembre los zorzales se alimentan de las bayas de los sotos y matorrales. Los pinzones se agrupan en grandes bandos para buscar alimento y protección. Los zorzales, estorninos, grajas y grajillas se concentran en grandes dormitorios. Mientras que las aves forestales se reúne en bandos mixtos para deambular entre los árboles. Ya empezamos a ver incremento de engañapastores, pinzones, zorzales y demás invernantes llegados del norte europeo.
Una vida cuadriculada…

mejor dicho en forma exagonal
Grandísimo avispero desenterrado del suelo por mamíferos. Zona cercana al río Ebro.
Los duros “zaborros” también proporcionan en ocasiones una maravillosa paleta de colores




No hay comentarios: