Seguidores

domingo, 28 de noviembre de 2010

Frío en la cumbre… descienden los montesinos. Frío en el cuerpo... buen pacharán al pecho.

El escribano montesino (Emberiza cia) es de comportamiento sedentario, aún así, las poblaciones que crían en latitudes altas realizan migraciones parciales en la época invernal. Estos escribanos pueden realizar sus ciclos reproductores en latitudes cercanas a los 1700 metros, por lo que en estas fechas deben desplazarse a unas cotas de 500 a 700 metros para poder sobrevivir.
Con esta primera ola de frío nuestra población de escribanos, páridos, pinzones, jilgueros, verdecillos, verderones y demás fringílidos han aumentado de manera considerable, observándose grandes bandos mixtos en busca de alimento y protección.

La población europea de montesinos es escasa, ya que es un ave típicamente mediterránea..
El escribano montesino es bastante discreto y huidizo, en la mayoría en los casos su presencia la determina su canto o cuando nos se nos echa a volar cuando pasamos cercano a él.
Su plumaje le hace camuflarse con el colorido terroso del suelo. Cuando nos deja observarlo podemos ver su rico colorido, destacando su llamativa cara rayada por tres bandas negras que se unen en la parte posterior del ojo. El ojo queda oculto por la franja central que lo atraviesa. Tanto la cabeza, como la nuca y la parte de la garganta son de color cenizoso, el pecho y zonas inferiores de color anaranjado-pálido. Posee las alas anchas y una cola larga oscura con plumas blancas en ambos lados.
Se alimenta de semillas y frotes durante todo el año. En la época reproductora su dieta también se basa en insectos para alimentar a sus crías. Toda su alimentación es a nivel de suelo.
El nido lo realizan en el suelo o en algún agujero entre rocas bajas, está realizado a base de hierbas secas y tallos, tapizados con raíces finas y pelos. La incubación la realiza la hembra, pero el cuidado de los pollos es por parte de ambos progenitores.
A este pájaro se le conoce como “pájaro loco” en el territorio francés, sobrenombre que se le da por la facilidad con la que caía en el arte de los pajareros.
Arañones para un buen pacharán casero…

Las arañoneras o endrinos son unos pequeños arbustos de ramas cortas, rígidas y muy espinosas. Poseen unas hojas pequeñas aserradas. En general da la primavera pocas flores. El fruto denominado arañón es de tamaño variable, redondo y azulado. Al secarse se convierte en una pasa pero no es comestible como ocurre en las uvas.
Prefiere los terrenos templados, aunque tolera relativamente bien el frío.
Se decía que la mejor época para coger los arañones era después de la primera helada…
De los endrinos se aprovechan tanto la corteza, como las hojas como los frutos.
Posee propiedades laxantes, astringentes, diuréticas, tónicas, depurativas, sudoríficas, febrífugas, hidrópicas y aperitivas. Por lo que se puede utilizar para tratamientos de acné, diarreas, estreñimiento, hemorragias…
La corteza es febrícula, mientras que el fruto es astringente, muy barato y práctico como laxante. Otra curiosa y práctica propiedad es el uso del polvo de la corteza como dentífrico, siendo unos tratamientos magníficos usándolo directamente sobre el cepillo de dientes. Los frutos para preparar excelentes jarabes y “pacharanes”

Las características del endrino han sido sacadas del libro "El mundo de las plantas medicinales" de Edmund Chessi.

2 comentarios:

Salomé Guadalupe Ingelmo dijo...

Este verano salieron unas galletas fantásticas de endrinas. Es una pena que por aquí se estén perdiendo. En los últimos años se han cortado muchos en las callejas entre las fincas. Antes podía cogerlas al lado de casa y ahora hacer unas pocas galletas empieza a volverse complicado.
Me encanta la cabecera de tu blog.
Un cordial saludo desde Hervás

jarnaco dijo...

Hola Salomé, muchas gracias por la visita, por tus comentarios y por el piropo.
Por aquí también empieza a escasear las endrinas y cada vez es más complicado verlos con unos "arañones" en buen estado.
Por aquí se dice que el mejor momento para cogerlos es justo después de la primera helada... con el progresivo calentamiento del planeta y los inviernos cada vez más suaves terminará por ser más una leyenda que un hecho.
Muchas gracias nuevamente.
He observado un "poco por encima" tus blog.. son fantásticos, con fotos espectaculares, como los rayos de sol sobre el terreno nevado... prometo mirarlos más detenidamente y comentarte que me parecen.
Otro cordial saludo desde Zaragoza, ya de vuelta de mis vacaciones en Embún (mi querido pueblo)