Seguidores

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Se nos va septiembre… Se nos van las "culiblancas"

Ya hace unos días que nos estábamos dando cuenta que el mes tocaba a su fin, las especies limícolas de paso ya empezaban a disminuir y se empezaban a llenar las zonas húmeda de invernantes. Durante este mes hemos tenido un numeroso transito de aves de pequeño tamaño gracias a sus pasos migratorios y de forma escalonada nos han llegado los primeros zorzales.
¿Qué nos espera octubre?
Bueno… Al igual que pasa con el cambio de color de nuestra masa forestal también se produce un cambio importante en nuestras aves. Es el mes donde desaparecen las aves estivales y nos llegan las invernantes. Dentro de las invernantes destacan los zorzales, que nos llegan en grandes bandos aprovechando los vientos favorables del Este. El cárabo vuelve con su dolorido canto, oyéndose su ulular desde gran distancia. Los fringílidos toman los campos de cultivo, aprovechando los mínimos resquicios que han dejado los agricultores. Se empiezan a formar grandes bandos de pinzones, jilgueros, escribanos, verdecillos, verderones y pardillos. Se resguardan en los humedales todas las aves acuáticas invernantes. Los abedules empiezan a ser visitados por los luganos y pardillos.
Una de las especies que se nos va es esta preciosa “culiblanca”.
La Collalba rubia (Oenanthe hispanica) en un ave muy especial para nosotros ya que parece que todos los años hace un esfuerzo para saludarnos, no en vano es el Pirineo el límite migratorio en dirección norteña. Desde este límite parece que traza una línea imaginaria hacia el Este para no sobrepasarla, así sólo llega al sur de Francia, Sur de Italia y los Balcanes. Se puede considerar “rara” cualquier observación más alejada de esta supuesta línea. En estas fechas emprende viaje de regreso a sus territorios de invernada, situado en el área subsahariana.
Esta blanca collalba se alimenta de saltamontes, grillos, mariposas, escarabajos, moscas, hormigas, orugas… Siempre está observando el contorno desde su atalaya en busca de su alimento, una vez oteado se lanzará en un gracioso vuelo sobre él para volver a posarse nuevamente sobre su ramita o zona elevada. Cuando no hay posibilidad de encontrar un lugar apropiado para posarse se irá desplazando a saltitos sobre el suelo en busca de su alimento.
Esta costumbre de otear desde una percha es muy característica de esta especie, por lo que será de gran ayuda para diferenciarla de la collalba gris (foto)
Prefiere los terrenos abiertos, áridos, arenosos o pedregosos.
Tendremos que esperar hasta el mes de mayo para observarla nuevamente por el pirineo. Más asiduo por el pirineo occidental. A pesar de ser una población escasa por nuestro pirineo se puede considerar un ave común en el resto de Aragón. Aunque se podría señalar los 1.000-1.200 metros como su altitud máxima, hay alguna cita a los 2.000 metros, pero estas siempre han sido en fechas migratorias.
En recuerdo de Justo…
Con mucha tristeza, me llegó la noticia que hace unas fechas nos dejó el Sr. Justo. Entre los miles de recuerdos rescato sus famosas torretas, en las que decenas de pájaros se sirven para descansar, otear su alimento y protegerse. Siempre tuvo tiempo para hablar de las aves que veía mientras pastoreaba con su morral, sus abarcas y su recto palo de avellanera. Me gustaba escuchar cómo las fue construyendo de chaval y como las ha ido perfeccionando con el tiempo para el bien de las aves. Su principal función era la de tener un sitio donde los pajarillos pudieran resguardar cuando eran perseguidos por una rapaz, ya que en esta zona de campos, ahora yermos, no hay tan apenas masa forestal. Tres torretas para el recuerdo, tres fabulosos regalos.
Echaré en falta nuestras charlar sentados encima de una losa, refugiados del viento, mientras el ganado comía tranquilamente cuidado por el perro. Pero sobre todo echaré de menos su persona.
Un toque de color... sobre un fondo negro



Foto-denuncia:



Ave-adivianza: ¿Que pato mareado es este?

6 comentarios:

La Chica de las Mil Caras dijo...

Con tus adivinanzas me doy cuenta de lo poco que se de animales... :_

Al menos leyéndote aprendo algo nuevo.

Un beso caluroso en este día de lluvia.

patxi dijo...

Ahí ahí, poniendo tarea al personal.. Creo, sin estar para nada seguro, que podría ser un ánade real, coinciden el vientre jaspeado y las patas rojizas. Pero bueno, ya dirás. Saludos

patxi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
patxi dijo...

Es una hembra olvidé decir..

jarnaco dijo...

Tranquila amiga, yo no tampoco sé de coches, ni casi de flores, ni casi de insectos, ni de rocas, ni de minerales, ni de muchos "casis".. pero me gusta verlos y disfrutar de ellos, que realmente es lo importante, se llamen como se llamen.
Me gusta que veas este "arte" aunque no sea uno de "Dalí".
Tú beso va perdiendo fuerza y después del caluroso día, hoy ya amanece nubladillo. Te mando "volando" un beso lleno de arte, acorde a tu extraña semana, eso sí de pinceladas finas de colores vivos

jarnaco dijo...

Pues sí patxi, es una hembra de Anade real comiendo del fango del fondo del río.
Ya veo que tendré que poner cosas más complicada...
Gracias por seguir por estos alados lugares.
Un saludo