Seguidores

lunes, 23 de agosto de 2010

Un ave "exótica" entre nosotros

Otro "bellezón" que nos llega desde tierras africanas en este periodo estival es el Abejaruco (Merops apiaster), una especie que parece más un ave exótica que un pájaro que pueda existir por nuestra tierra.
En las fotos puede verse su precioso colorido, por este motivo no nos puede extrañar que haya sido tan perseguido por los disecadores de animales .
Ave muy gregaria y ruidosa al mismo tiempo, su sonido siempre nos proporcionará la primera ayuda para su localización.
Su nombre nos delata de qué consta su dieta alimenticia, deducimos que los grandes insectos, y en especial las abejas, es su mangar preferido. Avispas, moscardones, mariposas, libélulas, abejorros y demás insectos de considerable tamaño completan su selecta dieta. Los caza al vuelo, lanzándose desde la atalaya donde los ha observado, una vez capturada la presa con su largo pico, vuelve a un posadero para golpearlo con fuerza para así matarlo e intentar expulsar todo el veneno que se desprende por el aguijón. Se cree que estos pájaros son inmunes al veneno de estos insectos.
La búsqueda de su comida también puede ser desarrollada en vuelo, para ello irá planeando sobre las zona y se lanzará en picados vertiginosos hasta alcanzarlos, en muchos casos, a casi el ras del suelo.
Sus hábitos de cría, en taludes arenosos cercanos a las corrientes fluviales, hacen que por nuestro pueblo sólo se vean en esta época del año. Los nidos los construyen en largas galerías escavadas en la pared arcillosa durante dos semanas. Una vez terminada el periodo reproductor. Los grandes bandos de abejarucos ascienden a mayor altitud en busca de ingerir una gran cantidad alimento, para tomar la fuerza energética necesaria, antes de emprender su viaje de regreso subsahariano. También es más fácil su observación en este mes de agosto al llegarnos ejemplares desde la zona francesa e incrementarse así el número de ejemplares.
Su cota máxima de cría está entre los 700 y los 900 metros de altitud. Parece ser que la población más cercana de nidificación a nosotros es en los taludes del Río Aragón en Puente la Reina (zona de Larrés)
Le gustan los terrenos abiertos con árboles dispersos.
En este mes de septiembre que estamos a punto de empezar, esta esbelta ave de cola larga, nos irán abandonando, hasta su deseada vuelta en el mes de abril. De allí el refrán que dice en el mes de abril, el abejaruco aquí”
Aunque para algunas zonas europeas es considerada una especie “Vulnerable” todo nos indica que nuestra población va aumentando de manera progresiva.
Cernícalo vulgar escondido en su entorno:

No hay comentarios: