Seguidores

lunes, 1 de febrero de 2010

Un alpino ribereño: Acentor Alpino (Prunella collaris)

El Acentor alpino es un ave típica de alta montaña, con laderas rocosas, de hasta 3.000 metros de altitud y en la mayoría de los casos su hábitat preferido es el límite que va marcando la nieve.
Su alimentación está basada de mariposas, moscas, orugas, escarabajos y gusanos, completándola con semillas cuando su dieta animal empieza a escasear por las condiciones estacionales. Su alimentación se produce en el suelo, en el caso de los insectos, como por ejemplo las mariposas, los va persiguiendo hasta que los atrapa.
Suele ser habitual su descenso de altitud cuando las bajas temperaturas del invierno le acechan, por ello en ocasiones es posible verlo en las cercanías de los poblados de los valles en busca de alimento y de unas mejores condiciones ambientales, aunque esto le suponga estar muy alejado de sus lugares de cría. En estos días es fácil observarlo comiendo los desperdicios humanos en los basureros.
A finales de febrero, o principios de abril, regresa a sus lugares de cría para empezar a realizar su ciclo reproductor. Buscará una cavidad entre los pedregales para la construcción de un delicado nido a base de hierba seca, musgo y raíces donde pondrán entre 3 y 5 huevos lisos de un color azulado claro. En la construcción del nido participan ambos miembros de la pareja. Su éxito reproductor no es muy alto por lo que no suele sobrevivir más de 3 pollos por nidadas y en muchos casos se han localizado nidos con un único superviviente.
Es bastante mayor que el Acentor común (Prunella modularis). Las características de su plumaje quedan bastante bien definida en la siguiente fotografía donde se señala de forma minuciosa los puntos más importantes para una correcta identificación.
El ejemplar aquí reseñado se fotografió en Embún el 27-diciembre-2009. Una altitud muy por debajo de su hábitat habitual. En la zona se puede considerar con “no habitual” incluso de “rareza” aunque hay algunos inviernos que nos visitan, especialmente los muy fríos o de temporales prolongados como el actual.

3 comentarios:

Toñin dijo...

Vaya fotos bonitas

jarnaco dijo...

Gracias amigo, aunque lo que más mérito tiene es tropezarse con semenjante modelo, así es imposible hacer fotos malas. A ver si uno de estos días pillo bien al colirrojo real que merodea por la Aljafería, aunque ya veo que se me va ha escapar sin sacar mejores fotos que las "malísimas" del otro día.

Toñin dijo...

ya quisiera yo sacarlas asi ya