Seguidores

jueves, 11 de febrero de 2010

¿Hay algún motivo por el que las urracas se juntan en grandes bandos?

Las Urracas (Pica pica) son sin duda una de las aves más conocidas por su proximidad con el ser humano. Aunque no hay que realizar ninguna presentación oficial para reconocerlas si que hay algunos comportamientos que siempre nos han llamado la atención.
Estos córvidos son sedentarios y es nidificante a lo largo de todo el territorio europeo. Es tal su acercamiento a nosotros que rara vez se ven por encima de los 1.100 metros de altitud, que posiblemente sea la cota por donde se alinean los poblados más altos. Por encima ya quedan pequeños grupos diseminados donde la concentración humana es pequeña. Tampoco le gustan las zonas boscosas, por lo que sería excepcional verla en los densos pacos.
En la época invernal su población es muy parecida a la estival, pero lo más llamativo es observarlas en grandes bandos fuera de su periodo de cría. Los grandes grupos sociales van asociados a una serie de ventajas que les proporcionan ante todo seguridad ante sus enemigos y refugiarse de las frías noches del invierno. Hay algunos artículos que especifican que también son utilizados para la transmisión de la información en la localización del alimento. En estos casos, los ejemplares que han encontrado un lugar apropiado para alimentarse sirven de guía a la mañana siguiente a las otras aves.
Por línea general los grupos no pasan de los 150 ejemplares, aunque hay dormitorios muy numerosos, como el del Parque de Huesca, donde se han llegado a contabilizar concentraciones cercanas a las 1.000 unidades. Actualmente la competencia con los estorninos y grajillas les han hecho redistribuirse en otras arboledas cercanas a la ciudad, aunque continúa siendo una población amplia.
Algunos estudios también debaten si dichas concentraciones van predeterminadas por la influencia meteorológica, ya que no todos los días las concentraciones son iguales. Parece ser que la influencia del viento es importante, lo que proporciona que los días más ventosos las concentraciones son mucho mayores. Seguramente porque los días de más viento, las urracas abandonan los dormitorios ubicados cerca de los campos de labor, donde están menos resguardados del clima, y se desplazan a los poblados. También influye de manera especial la extensión de la localidad ya que va directamente proporcional al tamaño global de concentración de individuos. Es más que posible que la razón vaya determinada porque la ciudad proporciona un microclima más agradable que un pequeño poblado.
Es muy llamativo su parloteo áspero y muy sonoro, así como su contrastado plumaje blanco y negro. El vuelo de la picaraza es recto y muy suave, como si arrastrara la cola y su aleteo es parecido a una mariposa. Posee mucho carácter, incluso se puede considerar agresivo a otras aves, no se amedrenta ni contra las rapaces, a las cuales ataca sin el mínimo temor para ahuyentarlas de sus zonas de cría. Cuando le da el sol su plumaje se vuelve brillante y en muchos casos sus destellos parecen verdosos, morados y azulados.
Aunque su alimentación principal es a base de insectos, semillas e incluso carroña, es más conocido por su hábito de comerse los huevos de otras aves e incluso a los pollitos. Al ser muchos de ellos aves cinegéticas, fueron perseguidas por los dueños de los cotos privados para proteger sus especies.
Aunque es considerada un ave dañina y de mal augurio por la mayoría de las culturas, en algunas zonas del Reino Unido es portadora de bendiciones, pero siempre que sean recibidas con agrado.
Se dice que una mujer es una picaraza cuando es muy parlanchina.
Cuentan que antiguamente miraban las nidadas de las picarazas para saber que les auguraba el año. En los casos que en el nido encontaran 4 huevos significaba que el año sería flojo en la producción de los campos. Pero si por el contrario encontraban un número superior a la media docena se auguraba un año muy productivo.

No hay comentarios: