Seguidores

martes, 9 de febrero de 2010

¿Nos visitan menos Milanos europeos este año?

En ocasiones la conducta humana hace cambiar los hábitos migratorios de las especies. El Milano real ha sido una de las especies donde más se ha notado el cambio. Hasta hace relativamente poco la gran mayoría de la población europea emigraba hacia nuestra tierra, en la época invernal, para garantizar una temperatura más suave y sobre todo para poder disponer de un sustento alimenticio adecuado. El aumento poblacional humano en todo el territorio europeo ha hecho al mismo tiempo aumentar los desperdicios alimenticios, lo que supone un continuo aumento de la cantidad de los roedores que merodean los basureros. Estos roedores supone el sustento alimenticio principal del Milano durante el invierno, por lo que muchos han dejado de migrar de algunas zonas porque ahora tienen comida disponible para pasar el crudo invierno.
Otro dato importante que justifica este cambio de conducta es que el Milano real basa un tanto por ciento muy elevado en alimentarse de carroña, así como que es un asiduo visitante de los basureros en busca de cualquier despojo alimenticio. Además de la carroña y de los roedores se alimenta de insectos, algunas aves pequeñas, lombrices y pescado.
En Huesca es sedentario, donde se ha estimado una población cercana a las 500 parejas, que nidifican hasta los 1.300metros de altitud. Desde noviembre a febrero la población aumenta por los invernantes que nos llegan de Europa. A pesar del continuo descenso de invernantes la cantidad de milvus llegados a nuestra tierra hace aumentan hasta 5 veces la población sedentaria, estimándose unas cifras cercanas a las 5.000 aves.
Particularmente es espectacular ver sus dormitorios, o lugares donde pasan la noche, donde llegan a juntarse de 100 a 300 ejemplares en una misma chopera, soto o arboleda. Los 850 milanos juntos en el dormitorio cercano al río Flumen ha sido la concentración más extraordinaria por estas latitudes.
Parece ser que población del Milano real va en claro declive, así lo demuestra el escalofriante dato de que en Castilla y León en tan sólo siete años su población ha descendido en un 50% y que en Canarias y Baleares su extinción parece cuestión de años.
Por tal motivo está registrado es todas las listas de especies en peligro con mayor o menor preocupación: considerado en “En Peligro” en el Libro Rojo de Especies Amenazadas de España; “Vulnerable” por el catálogo nacional de especies amenazadas; como “Precaución Menos” por el Mundial Categorías tomadas de Brids in EuropeII y de “Casi Amenazado” por el UICN Mundial.
Hace unos siglos pasó de ser casi venerada, por su destreza de limpieza de roedores de las cosechas, a pasar a ser considerado incluso como una plaga por el continúo aumento poblacional, siendo por lo tanto perseguido de forma impecable hasta el siglo XX con su caza indiscriminada y cebos envenenados.
Como puede verse en las fotos el Milano real (Milvus milvus) posee una alas largas y estrechas, donde destaca sobre manera sus vistosas manchas blancas y un espectacular colar ahorquillada de color canela. Destacada cabeza blancuzca con unos llamativos ojos de iris amarillo. Prácticamente irreconocible el sexo de cada ejemplar, a pesar de ser el macho de tamaño algo menor y por lo general de colores más contrastados, pero el solapamiento de datos es tan grande que es imprudente garantizar nada.
Hay una leyenda popular que dice que el Milano es una especie muy cobarde y que cuando siente el peligro cerca se agazapa y no intenta defenderse, de tal manera que puedes llegar a cogerlo con tus propias manos. Nunca he estado tan cerca de ellos como para comprobarlo, pero es una de esas especies que es muy difícil sorprenderlas en sus zonas de descanso sin que te vean o sientan (y agazapadas no se quedan…)

No hay comentarios: