Seguidores

domingo, 7 de febrero de 2010

El abedul (Betula berrucosa), nuestro protector desde que nacemos

Los árboles siempre han estado muy unidos a nosotros y de ellos hemos sacado multitud de usos que nos hacen la vida mucho más fácil. Se pudiera pensar que su uso es exclusivamente material (leña, madera para construir utensilios o herramientas, útiles de construcción…) pero obtenemos de ellos muchos otros beneficios que pasan desapercibidos para la gran mayoría.
Algunos de estos beneficios son también materiales, pero si los nombrados anteriormente sirven para hacernos vivir mejor con lo que sacamos de ellos, otros nos otorgan beneficios saludables, que nos ayudan interiormente a solventar multitud de dolencias y enfermedades, incluyendo en mucho de los casos las crónicas .
Otros beneficios son para la mente y el Alma, de ellos nos hemos rodeado para llenarnos de creencias, de mitos y de leyendas que nos han otorgado una Paz entre el cuerpo y la mente.
Del culto al árbol hay numerosas leyendas ancestrales a lo largo del todo el Pirineo, de ellos surgieron numerosos ritos, en los que el roble siempre otorgaba poderes beneficiosos y por el contrario el Haya los maléficos. A modo de muestra nombro un rito que antiguamente se realizaba la noche de San Juan, dicho rito era llevado a cabo para la curación de las personas enfermas: Se hacía pasar al enfermo por medio de un árbol partido en dos (roble principalmente y por su poder anteriormente reseñado), una vez que le enfermo pasaba se unía y sujetaba con cuerdas. Sí el árbol vivía el enfermo sanaba, pero si el árbol moría la enfermedad permanecía.
Entre los numerosos árboles que pueblan nuestra geografía aragonesa hoy nos detenemos un poco para hablar del Abedul:
En nuestra cultura aragonesa el abedul está asociado a la luna, seguramente por su blanco tronco, aunque también como el árbol protector. Esta misticidad protectora nos ha llevado a encaminarla a nuestra infancia. El Betula es el árbol femenino por autonomásia y la encarnación de la Gran Madre, por lo que creencias o no creencias, antiguamente, casi la totalidad de las cunas para los recién nacidos estaban realizadas con ese material. Aún hoy en día muchos fabricantes la buscan para su construcción. También está asociado a “nuevo comienzo”.
Para los Celtas tenía propiedades protectoras ante los maleficios, dentro de sus ritos establecían como primordial el golpear el primer mes del año los límites de sus territorios con ramas de abedul para espantar los malos espíritus y ahuyentar a sus enemigos.
No sólo en nuestra tierra es considerado “sagrado” si no que es así en casi toda Europa oriental y en el Asia central, en Rusia por ejemplo está asociado a la primavera y la mujer joven.
Su madera ha sido empleada para la fabricación de las “costillas” de las cestas y canastas.
Parece ser que su nombre es Celta.
Dentro de toda creencia y sabiduría hay una parte maléfica y el abedul no iba a ser menos, así por ejemplo el ramaje de las escobas de las brujas están realizadas exclusivamente de ramas de abedul.
Por línea general no forma masa forestal, y los ejemplares forman pequeños rodales, como el de la foto, o se encuentras de manera aislada. Requiere sobre todo luz y unos suelos húmedos, frescos, ligeros y no muy pobres, se puede encontrar hasta los 2.000 metros de altitud.
Su tronco es recto, derecho y de porte no muy alto (entre los 10 y 20 metros), su copa es medianamente desarrollada, y no muy clara. Las raíces no son profundas y en muchos casos muy someras, con abundante cabellera. Su crecimiento es más o menos rápido, con una longevidad entre los 90 y 100 años.
Tiene multitud de propiedades medicinales: Utilizada para la retención de líquidos, empleado para dietas, para los tratamientos de artritis, artrosis, ácido úrico, gota, hipertensión, colesterol… Es igualmente un magnífico cicatrizante de las heridas, así como uno de los mejores medicamentos naturales para tratar la arenilla o piedras de riñón (savia primordialmente, en caso de no disponer de ella también puede hacerse uso de su corteza, aunque no tiene tanto poder)

No hay comentarios: