Seguidores

viernes, 29 de enero de 2010

Rasca mamá

A pesar de la poca existencia de rapaces, y de su paulatina disminución, no podemos negar que vemos con más facilidad a un águila que a cualquiera de sus presas. En este caso, es más fácil ver 100 Busardos ratoneros que un simple topo.
De la misma manera, vemos a la rapaz pero no podemos ni imaginar los centenares de parásitos que recorren su emplumado cuerpo. Aunque podamos pensar lo contrario, no son casos aislados, siendo una de las “enfermedades” más comunes que padecen nuestras aves.
Como muestras, puede nombrarse, un artículo publicado en la revista de la Sociedad Española de Ornitología (SEO) de diciembre de 1996, en el que Jesús M. Pérez, Isidro Ruiz-Martínez y John E. Cooper muestrearon a 304 rapaces entre los años 1985 y 1992. Entre las 21 especies analizadas resultaron portadoras un 42% de ellas, variando el número de parásitos entre 1 y 324, con una media entre 30 y 44 piojos por portador.
Los parásitos son depredadores muy especializados, y aunque no causan la muerte del portador si que llegan a debilitarlo, ya que se alimentan de él. La poca interacción con otras aves hace que el equilibrio de ambas especies sea de continuo equilibrio, es decir, que los parásitos, al depender directamente del ave, tienen que evitar debilitarlo en exceso, ya que su muerte supondría también la suya.
Se puede decir que los parásitos pueden ser de dos tipos: Los externos, como los piojos o las garrapatas y los internos, que viven en el interior del organismo.

La pulga y el piojo
se quieren casar
pero no se casan
por falta de pan.
Estando en las bodas
bebiéndose el vino
llegó un gato negro
y se comió al padrino


Algunas rapaces, como el Quebrantahuesos, suele evitar su último nido utilizado como medida de desinfección y desparasitación. Es curioso el abandono que realizan cuando estos nidos son “robados” por los buitres, soliendo pasar muchos años antes de que vuelvan a ocuparlos, aunque el agujero no haya sido ocupado posteriormente.
Las garrapatas y piojos suelen acarrearle al ave mucho nerviosismo e intranquilidad, además de su debilitamiento cuando su cantidad es alta. David Goméz contaba que en uno de sus nidadas observadas llegó a observar una anómala actitud durante el periodo de incubación, en ella el adulto no paraba de moverse y cambiar de posición, moviendo en muchas ocasiones su cabeza de un lado a otro. Llegó a pensar en algún animal merodeando por las cercanías. La nidada fracasó y al acercarse al nido comprobó que el hueco del nido estaba lleno de pulgas (es de suponer que en gran parte traída en la lana que le servia de mullida cama).
Muchas aves utilizan metodos curiosos de desinfección como los baños de hormigas, consistente en echarse sobre un hormiguero para que sus picotados llenos de ácido hagan de repelente a los parásitos.

4 comentarios:

Honorio dijo...

Enhorabuena por tu blog. Es excepcional. Los textos son muy buenos y las fotos no se quedan atrás. Es muy didáctico y sorprende la cantidad de temas tan distintos que abordas. Estoy seguro que detrás de él hay horas de curro, por eso, mi más sincera enhorabuena.
Un saludo,
Honorio Iglesias (Segovia)
http://www.montesdevalsain.honorioiglesias.es/

jarnaco dijo...

Muchísimas gracias Honorio,
Es un orgullo para mí que entres en mí blog para leer algunas de mis observaciones de la naturaleza, aunque siempre sea por medio de los ojos de un simple aficionado. En sí, todos somos "niños" cuando salimos a cualquier medio natural, ya que cada día es diferente y siempre vuelves con cosas nuevas que has aprendido o te han llenado de dudas que investigar el motivo.
He dado un “pequeño” repaso a tú increíble página web, a la que sin duda volveré, las veces que haga falta, para aprender una pequeña parte de tus conocimientos sobre este medio. Hoy he mirado la parte de las aves, y me ha parecido fascinante, al igual que tus fotografías. He observado que entre tus “maestros” nombras al Dr. Fidel José Fernández, he de reconocer que su humildad no hace méritos a su sabiduría. Es fascinante intercambiar conocimientos con personas que saben escuchar (alguna vez intercambiamos algún correo, esta semana incluiré una entrada sobre los 35 años del refugio, se la debo/me la debo).
Nuevamente muchas gracias por tus piropos, aunque nunca llegaré a tus conocimientos y mucho menos ha realizar trabajos de investigación tan completo como el que he visto que realizas. Por todo esto me llena doblemente de satisfacción que lo encuentres interesante.
Un saludo
José Luis Jarne

Honorio dijo...

Gracias a tí, por tus palabras. Amigo, eres mucho más que un simple aficionado para poder escribir todas las entradas que has puesto. En efecto, conocí a Fidel, como no, en Montejo y desde entonces lo he apoyado en todo lo que he podido. Te reitero, mi enhorabuena por tu blog, creo que es tremendamente didáctico y variado, para mí eres un experto y, sin duda, este es un blog de referencia para todo naturalista.
Un saludo,
Honorio Iglesias

jarnaco dijo...

Gracias Honorio, y perdona por tardar en responderte. El no tener configurado el recibir en el correo los comentarios de las entradas me hace "despistarme" y tardar en darme cuenta de los comentarios a alguna entrada.
Gracias nuevamente por tus piropos al blog, me llena de ánimos para continuar, aunque eso de "experto" es tremendamente excesivo, siempre me he considerado un simple "curioso" de la naturaleza.
Un saludo y nuevamente perdona el retraso
José Luis Jarne