Seguidores

domingo, 17 de enero de 2010

El “Tamborilero” pájaro carpintero: Pico picapinos (Dendrocopos major)

Después de observar a esta preciosa ave lo que más llama la atención es que es más conocida por su sonido que por la belleza de su plumaje. El picapinos golpea con una inusual fuerza los troncos secos o huecos de los árboles. En ocasiones el martilleo es tan repetitivo que parece una ametralladora o un martillo perforador, pudiendo llegar cada “ráfaga” a 12 golpeteos en escasamente un segundo. No siempre los picotazos ocasionan daño al tronco, lo que se ha llegado a pensar, que en estos casos, busca la resonancia del tronco para comunicarse o delimitar su territorio.
Lógicamente esta habilidad le sirve como una inmejorable herramienta para su alimentación. La fuerza de su pico le sirven para acceder a toda la serie de insectos perforadores de la madera, incluyendo a sus larvas. De igual forma, la perforación de los troncos le hace acceder a la savia que absorbe con su larga lengua pegajosa. La pegajosa lengua también le facilita la caza de las hormigas.
Su lengua es un arpón muy fino, provisto en su extremo de una punta dura y ganchos dirigidos hacia atrás. Su característica pegajosidad viene determinada por una saliva viscosa. Es un poco camaleónica lo que puede proyectarla a varios centímetros del final del pico, lo que le hace atrapar a presas a distancia, penetrando por las galerías perforadas por los insectos.
Aunque pueda parecer lo contrario también es un ave que se alimenta de frutos secos, como piñones, nueces, avellanas, bellotas, bayas, semillas… Cuando las cáscaras de las mismas le impiden llegar a su deseado alimento realiza la curiosa habilidad de clavarlos en los agujeros o grietas de los troncos para “sostenerlas” y así poder martillearlos con tremenda habilidad para acceder a su interior. Con las piñas también realiza el mismo rito para llegar a los piñones.
Los árboles son su medio natural de supervivencia, de ellos no solo se alimentan o comunican sino que les sirven para la construcción de sus nidos. Grandes agujeros taladrados en un tronco, a considerable altura, en forma elíptica u oval, le proporcionarán su cobijo reproductor. Ambos congéneres suelen construir un nuevo agujero cada año, aunque en ocasiones utiliza el mismo árbol para realizarlo. Dicha labor les cuesta de dos a tres semanas, dependiendo de la naturaleza de la madera a perforar. La nidada consta de 4 a 7 huevos de color blanquecino que incuban igualmente ambos adultos.
Los picapinos suben con gran rapidez por los troncos, en la que su cola corta y tersa y las especiales uñas de las patas le proporcionan unos impecables útiles de escalada. Su progresión por el tronco es tan hábil hacia arriba como en el movimiento circulatorio alrededor del tronco.
El Picapinos es el pájaro carpintero más común en el territorio europeo. Es de tamaño mediano (unos 25 cm de longitud) y posee un fuerte contraste blanco y negro. Se distingue por las grandes manchas blancas en los hombros, contrastadas con el bajo vientre, de rojo brillante. La mezcla del rojo, blanco y negro le hace inconfundible. La coloración de la cabeza nos hará diferenciar con gran facilidad el sexo del ejemplar observado. El macho posee el cocorote rojizo (igual que el vientre) y la hembra por el contrario lo posee negruzco.
Su principal arma “el pico” es potente, en forma de cuña y lo tiene recubierto de una materia córnea muy dura. Con estas características es muy fácil imaginar la fuerza de las sacudidas que soporta su cabeza cuando golpea contra la madera. Por tal motivo su cráneo se halla adaptado para esta actividad. Todos sus huesos son mucho más sólidos que el resto de las aves y están soldados con el pico en forma de armadura homogénea, protegiendo así su cerebro de las sacudidas. También los tendones y los músculos participan en este sistema de amortiguación.
En la foto puede observarse como en el martilleo cierra los ojos, seguramente como medida de precaución para impedir que le salpique alguna astilla o alguna porquería a los ojos.
Adivinanza: La primera adivinanza del año está referida a la portada ¿qué pájaro fotografiado en Embún ilustra la nueva temporada del blog?

3 comentarios:

Jarnica dijo...

El acentor común!!!!!!! Despues de casi dos meses, me doy cuenta de todas las actualizaciones del blog, ahora iré repasando una a una!! El trabajo me va a matar. Muchos besicos!! Ah!! Me alegro mucho de tu vuelta!!

Jarnica dijo...

Perdón!!!! quería decir el alpino!!! Acentor alpino

jarnaco dijo...

Muchas gracias María,
También me encanta tu regreso a la página y que las encuentres un poco interesantes, como te comento en la entrada de las currucas, mil perdones por tardar en contestarte... a ver si me configuro lo de recibir los comentarios en el correo porque sino hay veces que tardo en enterarme.
He quitado algunas cosas del blog... mejor dicho las dejo apartadas... como las adivinanzas o las noticias ya que tampoco dispogo de tanto tiempo como antes y tampoco quiero agobiarme o que sea una obligación, por lo que de momento las entradas no son tan seguidas como antes (de todos modos espero rondar las 15 mensuales (tres a la semana.
Me imagino el trabajo que debes de tener, ya me lo comentó Ángel. Un beso y gracias