Seguidores

lunes, 14 de diciembre de 2009

Jarnaco en el suplemento FRONTERA AZUL del Heraldo de Aragón

Hoy sale publicado este artículo en el suplemento Frontera Azul del Heraldo de Aragón. Agradecer las correcciones que de mi "foceto" ha realizado Maria José Montesinos, así como la inclusión de otros datos importantes sobre este ratonero, ha conseguido que merezca la pena leerlo y estar orgulloso de él.
Copio integramente el texto, ya que en la foto es imposible descifrarlo.
FOTO. La instantánea recoge el momento de cambio de posadero del busardo ratonero durante la vigilancia para la caza. Fisiológicamente es el ave de presa más similar al águila, aunque la fuerza de su pico no es tan grande como la de estas grandes rapaces. Posee su misma capacidad para aprovechar las corrientes de aire y remontarse a gran altura en un vuelo en espiral. Llama la atención la singular calma con la que realiza sus planeos, por lo que, a veces, puede dar la impresión de ser un animal perezoso, lo que no es cierto. En Aragón, esta especie está presente todo el año, con aporte de aves europeas en invierno. Como nidificante, está repartido por toda la Comunidad; faltan solamente en las áreas más deforestadas.FOTÓGRAFO: José Luis Jarne.
Ratonero: en pista de despegue

Las aves son envidiadas por su habilidad para volar, pero detrás de esta destreza de ‘andar en el aire’ hay una morfología bastante compleja. La foto que hoy se muestra corresponde al momento exacto del despegue, desde su atalaya de caza, de un ratonero común (Buteo buteo) o busardo ratonero. Como puede verse, es un momento de prodigioso equilibrio y coordinación, en el que se junta, por un lado, el balanceo de su cuerpo hacia delante, y por el otro el primer aleteo que le llevará a remontar el vuelo.
Si visualmente se hiciera s una línea imaginaria entre la posición de la cabeza y la de la cola; y otra desde sus patas hasta la cobertura de sus alas, se vería que el punto de intersección está fuera del tronco donde está posado, lo que garantiza que, desde el instante en que va a dar el primer aleteo, pierde el soporte en que se apoya. Su pecho hinchado indica la gran cantidad de aire que absorbe en esta primera inspiración de vuelo. Tal cantidad le garantizará, gracias a los sacos aéreos y sus huesos huecos, que el aire le haga aumentar de volumen, sin incrementar su peso corporal, y reducir, al mismo tiempo, los frotamientos de los músculos.
Sus hábitat preferidos son los mixtos, compuestos de bosquetes con grandes claros o zonas abiertas con árboles dispersos. Su alimentación va determinada por su actitud de caza. Al comer de animales que le aportan poca recarga energética (ratones, topos, musarañas, insectos, lombrices, lagartos, culebrillas, avecillas…) su comportamiento de caza no podía ser de otra manera que la del acecho, por lo que es fácil observarlo posado sobre una atalaya. Desde una rama alta o sobre un poste, observa los movimientos del suelo y, una vez localizada su presa, se lanza sobre ella de forma sorpresiva. Cuando no intuye ningún movimiento en el suelo, durante un tiempo determinado, cambia de lugar de vigilancia. Ocasionalmente, también realiza vuelos bajos y, tras un breve cernido, desciende sobre su presa. En época de necesidad tampoco le desagrada la carroña. Cuando la cantidad de comida es abundante, puede observarse andando sobre el suelo.
El busardo de la foto es bastante robusto, con un dorso pardo oscuro y, aunque la coloración corporal es bastante variada de unos ejemplares a otros, todos ellos pasan bastante desapercibidos en sus lugares de caza, al camuflarse con el color del entorno. En vuelo destaca sus alas anchas, que le facilitan el planeo. Al volar, las alas no están totalmente rectas, sino que se encuentran ligeramente inclinadas. El aire que pasa por encima del ala debe cruzar con más rapidez que el que pasa por debajo, lo que crea una fuerza ascendente que sustenta el ave en el aire. Las corrientes son utilizadas para deslizarse o planear con poco esfuerzo. Las térmicas ascendentes le sirven para remontar el vuelo en las horas más cálidas del día.
Los ratoneros han sido muy perseguidos desde siempre por los cazadores como competidores para la práctica cinegética. Sin embargo son un excelente aliado de los agricultores por ayudar a la eliminación de ratones, topos o musarañas de sus cosechas.
● ● ●
JOSÉ LUIS JARNE ES NATURALISTA DE CAMPO

4 comentarios:

Conchita dijo...

Enhorabuena José luis por la publicación de tu artículo, así se empieza y se acaba publicando un libro, ojalá sea así.
Eres muy bueno en esto.

jarnaco dijo...

Gracias amiga por tanto piropo, ya sabes que siempre llevo "pajaros" en la cabeza, y no descarto que en alguna ocasión pueda empezar con algún foceto,pero de empezar a consagrar un libro va un trecho, pero no te digo que no!. Pasa unos días estupendos y que el año 2010 sea fantástico en todos los sentidos. Nos vemos en breves...

La Chica de las Mil Caras dijo...

Muy buen artículo. Me alegro mucho por ti...
Y, sobretodo, me ilusiona verte de nuevo por aquí.

Espero que no nos vuelvas a dar este susto de que te vas.

Pasa una buena Navidad.

Un beso con sabor a turrón...

jarnaco dijo...

Feliz Navidad también para tí y los tuyos, deseánte lo mejor... te lo mereces. Te contesto ya desde "mi retiro navideño" en pleno pirineo con frío, nieve... pero con la alegría de estar de vacaciones. Por estos lugares no tengo internet propio, así que la alegría de leer tu mensaje es doble. Gracias de nuevo y pasa unos días llenos llenos de felicidad.
Un beso dulce dulce