Seguidores

domingo, 15 de noviembre de 2009

Dos amenazas llegadas de América: La Tortuga de Florida y el Cangrejo rojo americano

Tortuga de Florida (Trachemys scripta)
Esta tortuga procede de Norteamérica y su introducción en el territorio europeo ha venido derivado por el abandono de ejemplares comercializados como mascotas. Al ser un galápago que se adapta muy bien a cualquier calidad del agua su aumento ha sido muy pronunciado, desplazando incluso a los galápagos autóctonos de sus hábitats naturales, produciéndose por este motivo un descenso de nuestras delicadas tortugas.
Cómo hemos dicho, las tortugas de Florida, toleran las aguas de poca calidad, incluso las contaminadas, turbias y esos lugares que nosotros consideraríamos como poco prometedoras. También se adaptan a vivir en lugares urbanos y zonas turísticas donde se alimentan incluso de desperdicios. Suele localizarse en charcas, lagos, estanques, canales y ríos de curso lento. Su distribución es difícil de determinar ya que vive en cualquier sitio donde han sido soltados o se han escapado. Suele pasar, los ejemplares usados como animales de compañía, sean abandonados al crecer demasiado para mantenerlos en los acuarios caseros.
Su caparazón puede llegar hasta los 30cm de largo y de forma ensanchada por la parte trasera. Siendo en los adultos de un color gris uniforme y distinguiéndose de los jóvenes por poseer unas marcas amarillentas. Los machos suelen ser de tamaño superior con la cola más larga y gruesa. Posee unas garras más alargadas que le ayudan en el apareo.
Su cabeza es muy llamativa, con unas listas amarillas en el cuello y con una mancha roja detrás de los ojos.
Además de los desperdicios humanos que hemos reseñado con anterioridad también se alimenta de invertebrados acuáticos, plantas y peces pequeños.
Es una buena nadadora, sus patas palmeadas y anchas le facilita el trabajo, haciéndole ser un ejemplar rápido en el medio acuático.
Estos preciosos galápagos americanos nadaban felizmente en una de las balsas de La Alfranca (Pastriz/Zaragoza). Tres preciosos ejemplares de considerable tamaño, las fotos más lejos de lo que hubiera deseado pero la maleza me privó de una mejor toma.

El Cangrejo rojo americano
Sí la Tortuga de Florida está haciendo disminuir a los galápagos autóctonos, el Cangrejo rojo americano está haciendo lo mismo con el Cangrejo de río común. No hace mucho tiempo atrás este crustáceo habitaba en la mayoría de los ríos aragoneses, pero la contaminación, el saqueo indiscriminado, las numerosas acometidas de los ríos para regadíos y la llegada de su enemigo americano le ha hecho descender de manera alarmante.
El cangrejo rojo ha invadido los tramos medios y bajos de nuestros ríos y representa, por lo tanto, una grave amenaza para la fauna autóctonas de las corrientes de agua y lagunas interiores.
Las fotos están tomadas en la orilla del río Ebro, en el llamado Soto del Rincón Falso.
AveAdivinanza: ¿de qué Gallipesques se trata? dentro de unos días se hará una entrada sobre este ave.

2 comentarios:

María dijo...

Holaaa! llevo unos días desconectada, todo el día recorriendo la Reserva Natural de La Alfranca y sus zonas de ampliación, buscando aquellas plantas que tanto daño hacen al ecosistema, sí, al igual que esas dos especies de fauna que comentas, la tortuga de florida y el cangrejo rojo americano. Es triste ver, como nuestros sotos están siendo cada vez más colonizados por especies como el ailanto, acacias, robinias, y un largo etc., especies cuyo uso ornamental está extendidísimo y cuya peligrosidad sobre estos ecosistemas es altísima. Y es que no hay concienciación social, estas especies de conocida peligrosidad, hoy día siguen utilizándose en jardinería, e incluso, siendo ya patente el daño que provocan, parece que nadie pone freno a este asunto. Viniendo al caso, algo que me ha llamado muchísimo la atención estos días, es como algunos de estos sotos que he recorrido, están invadidos de Laurel!, especie no propia de estas tierras y que ha sido escapada de cultivo y naturalizada en algunos puntos, tendremos que considerarla también como invasora? Nunca lo hubiera imaginado, de todas formas, tengo que documentarme.
Otra amenaza encontrada, es la Azolla filiculoides, un helecho acuático flotante, que está causando estragos en muchos países, y que sin irnos muy lejos, tenemos en la Penínsulo Ibérica, el caso del río Miño y Parque Nacional de Doñana. Pues bien, las últimas noticias es que ahora también está por el Ebro a su paso por Aragón, algunas de sus madres están prácticamente cubiertas de esta especie, formando verdaderos tapices en la superficie del agua, lo que impide el paso de luz y el intercambio de oxígeno con la atmósfera, cambia las propiedades fisico-químicas del agua, lo que acarrea consecuencias sobre flora y fauna acuáticas, un verdadero desastre como llegue a nuestros humedales... Estoy realmente preocupada, y es que cuanto más buscamos, más especies exóticas invasoras salen, esto es la GLOBALIZACIÓN.
Bueno, después de estos comentarios... voy a arriesgarme con la foto... y viene al caso de lo que hablaba, no por lo de las exóticas, si no por mis paseos por el río Ebro. Estos días, me ha sorprendido la gran cantidad de garcetas grandes (Egretta alba) que he observado por el Ebro, y es que otros años esta especie no era tan frecuente, no? igual me equivoco, así que, hago una consulta porque este jarnaco es un gran experto en aves, y sé que me instruirá, lo dejo en su mano y de paso preguntar: ¿He acertado con la foto?
Por cierto y para terminar: MENUDO VERANILLO DE SAN MARTÍN TAN LARGO!! eso de "... TRES DÍAS Y FÍN!"...
MUCHOS BESICOS

jarnaco dijo...

Hola María, suelo escaparme con bastante asiduidad por La Alfranca. Aunque no es lo mismo que el Pirineo, no puedo negar que se puede disfrutar viendo otra serie de cosas/animales/plantas. No hace mucho estuve ladeando gran parte del Ebro. Los accesos por el soto del rincón falso y los inferiores son relativamente buenos, no ocurre lo mismo cuando te adentran entre la maleza en busca de una salida, los sotos son muy cerrados, con bastantes zarzas que te hacen casi imposible el avanzar. Si a esto le unes el barro fino y resbaladizo la experiencia te resulta frustrante. En mi cabeza me recordaba al loco superviviente. Pero también te hace valorar las características de estos Sotos y la importancia que tienen para las aves y la protección de las laderas ante el erosivo caudal del río. El bullicio de pájaros es bastante constante. También te das cuenta, como bien dices, de las “nuevas plantas” que han ido naciendo nuevas a raíz del diseminado/plantación accidental que el Ebro ha llevado y que tanta preocupación nos conlleva. Puedo argumentar el aumento de laurel por esa zona. Como también el aumento de las garcetas. La garceta grande e incluso alguna garcilla se han visto a la altura de la Expo/CDMEbro, aunque es más común por esas zonas más tranquilas. La garceta común, de la foto, fue tomada en La Alfranca hace unos días, puede intuirse las patas negras, que es uno de los datos más característicos de la especie. Al igual que las patas, el pico es negro, que contrasta con un blanco puro inmaculado de su plumaje. El tamaño es inferior a una garza y a la G.grande. Mi apreciación personal, muy personal, sobre estas especies típicamente mediterráneas, es el descenso de caudal del Ebro de unos años a esta parte, así como unas condiciones atmosféricas muchos más suaves que hace años. Hablo de oídas pero creo recordar que leí que habrá en el Delta del Ebro unas 1200 parejas reproductoras de garcetas, por lo que es fácil entender que puedan remontar el curso del Ebro en busca de lugares más propicios de alimentación, el descenso de caudal también ha aumentado los recursos piscícolas de estas aves, poco animadas a frecuentar ríos muy caudalosos. El descenso paulatino de nuestra fauna piscícola también les ha hecho buscar otros emplazamientos menos concentrados de “pescadores” y así poder tener más acceso a la comida, por lo que el ascenso del Ebro ha sido una buena vía de escape.
Gracias María por la lección, ya nos tendrás informados. Me dejas preocupado con el helecho “toldo” que oculta el paso de la luz al fondo de nuestros ríos ¡No tenía noticias de ello!
Por alusiones en unos días preparo algo sobre la Garceta, creo que tengo alguna malafoto por ahí.
Un beso y recuerdos