Seguidores

jueves, 29 de octubre de 2009

El Cormorán... Muy torpe en tierra pero un gran pescador en el agua

No hay duda que lo más característico de los Cormoranes grandes (Phalacrocórax Carbo) es su gran tamaño, más de 90cm, sus largas alas, que pueden llegar hasta los 160cm de envergadura, su poderoso pico y unas patas cortas con dedos palmeados. Todas estas características le han otorgado un especial “don” para nadar, bucear y así poder capturar su alimento. Se dice que puede engullir su peso en pescado cada día. Está especialmente preparado para bucear y capturar sus presas a bastante profundidad, pudiendo permanecer más de un minuto sumergido. Al no poseer un plumaje con una gran cantidad de grasa impermeable su flotación es pesada, sobresaliendo exclusivamente el cuello y la cabeza mientras malflota, mientras el resto de su cuerpo esta semihundido.
En tierra su comportamiento es muy torpón, con un vuelo pesado. Suele verse en colonias. Normalmente utilizan un acantilado o árbol para descansar y dormitar.
Las dos posturas más comunes son la de verse erguido sobre el suelo o su atalaya con sus alas plegadas y la más característica denomina de “perchado” en las que sus alas están extendidas o semiabiertas, con el cuello erguido y pico hacia arriba. Postura que adquieren después de permanecer un rato en el agua y le sirve para secarse y aumentar el calor corporal de forma más rápida. Aunque parece claro que la mejor manera para secar su plumaje “no permeable” es abrir las alas al sol, aún hay algunos autores que dudan que esta postura sirva exclusivamente para el secado.
La foto adivinanza de la entrada del otro día era muy diferente a las dos que hemos reseñado, y aunque pudiera ser de conducta sexual o de celo, como bien apuntaron Toñín y Conchita en sus comentarios, la nueva toma con toda la secuencia completa deja pocas dudas a que parece ser una postura de “alerta” o de “guardar su territorio”, sus erizados “pelajes” de la cabeza y su cola en postura de alerta así lo confirma, parecen dos perros o lobos en lugar de dos aves. Pudiera tratarse igualmente de un acercamiento sexual al poseer el cormorán de atrás plumaje típico de sinensis reproductor con su mancha blanca en el lateral, cabeza y cuello más blanco, pero aunque así fuese no debió elegir una buena compañera. La secuencia trascurrió así:… Sobre el árbol donde estaba observando a un grupete de 8 cormoranes llegó un noveno y se quiso posar muy cerca de uno de ellos que le respondió con una especie de “graznido” y le hizo retroceder a otra ramita más lejana pero aún demasiado cerca de su agresor bucal. Así que sin volverse echó la cabeza hacia atrás y supongo que le saldría algún juramento indescifrable que surtió efecto ya que al instante se alejó volando a otro árbol cercano. El hecho de volver la cabeza sin girarse debe de ser debido a que no poseen los cormoranes unas patas habilitadas para agarrar, sino para nadar, por lo que cualquier movimiento de equilibrio sobre una rama debe de resultarles muy complicado.
Su color negro y su fama de pescar le están adquiriendo mala fama. En algunos sitios se les conoce como cuervos de río, cuervos marinos, grajos de río y tratándoseles ya como aves de mal agüero.
Supongo que el dicho “Cuando los cormoranes se levantan y vuelan hacia el oeste es señal de mal tiempo” estará referido para los ejemplares costeros o marismas, ya que por nuestro valle sólo volará siguiendo el curso del río.

2 comentarios:

Conchita dijo...

Me tienes alucinadita con todo lo que sabes de pájaros, éste me gusta mucho, tiene porte y maneras elegantes, no me extraña que sea una postura de alerta con la flexibilidad con la que gira la cabeza casi puede visionar todos los ángulos....muy intesante el artículo

jarnaco dijo...

En este mundillo nunca se sabe lo necesario y cada día se aprende cosas nuevas, lo más importante es que cada día uno tenga curiosidad por aprenderlas. La verdad que es un ave de lo más curiosa, yo diría que en ocasiones parece incluso maneras de "foca". Gracias amiga