Seguidores

jueves, 17 de septiembre de 2009

¿que tiene la zarzamora que a todas horas llora que llora por los rincones, ella que siempre reía y presumía de que partía los corazones?

La mora o zarzamora es el fruto silvestre más conocido de nuestro territorio. La característica de esta planta y la forma de sus frutos la han hecho ser uno de los alimento silvestre menos temido por el hombre, incluso es muy difícil para los niños la confusión con otras especies más tóxicas.
La zarza es una planta que puede llegar a los 2 metros, su ramificación está llena de curvadas espinas. Su formación es tan arraizada, tupida y espinosa que en muchos casos la hace impenetrable. Las hojas son dentadas y con espinas. Las flores de color blanco, con 5 pétalos y numerosos estambres. Sus frutos son verdes en un primer momento, luego pasan a ser rojas, para terminar de un color negro en su completa maduración. De ahí viene la adivinanza de la mora o zarzamora “mi olor es agradable. Blanca fue mi primera flor, verde fue mi nacimiento, colorada mi niñez y negra es mi madurez”
El fruto, o la mora, está formada por varias esferas en forma de drupa sobre un eje central, cada una de ellas posee un sabor dulce muy agradable, con partes ácidas y agradable olor. Todas estas inmejorables características van unidas a una gran dosis de agua, llegando por encima del 75%, un importante contenido en fibra y al poseer un bajo nivel de calorías lo que le hace indicado para cualquier dieta.
Su abundancia y su capacidad para enraizar en casi todo tipos de terrenos (bosques, bordes de caminos, solanos, terrenos pedregosos…) le hacen ser el componente alimenticio indispensable para los caminantes. Tanto beneficio no podría pasar desapercibido para nuestras aves, aportándoles una carga energética extra a gran cantidad de aves, siendo además súper importantes para las nuevas generaciones que han nacido en el año, cargándoles así de reservas para encarar los primeros fríos otoñales.
Su agradable sabor y el aroma de la mora la convierte en la portagonista de diferentes recetas culinarias, así como la confección de licores.
Las cortezas de los tallos de la zarza han sido utilizadas para la fabricación de cuerdas.
Nadie podía dudar que sus poderes medicinales tenían que ser amplios, y es así: se puede emplear como un remedio natural para la cura de encías, curar heridas, herpes, úlceras en la piel, problemas gástricos, colitis, gastroenteritis, fiebre, hemorroides, dolores de estómago, mareos o refriados.
Práctica-adivinanza: Dos Quebrantahuesos diferentes, vistos en un lugar del Pirineo de cuyo nombre no quiero acordarme.... pero ¿que edades pueden tener?
Aunque la foto deja muchísimo que desear, se puede ampliar pinchando encima de ella y así de paso poder intuir algunos distintivos alares: ¿se puede saber de qué ejemplares se trata? ¿cuales son sus nombres?.
Ayuda: Para su edad se puede repasar las fichas-guías que se han ido incluyendo a lo largo del blog y para sus nombres, están incluidas las fichas, algunos datos de marcaje y observaciones en la página de la FCQ: http://www.quebrantahuesos.org/
Quebrantahueos superior con marcas: amarillo en su izquierda y verde-azulado derecha.
Inferior sólo descolorada plumas ala derecha (posible bandas oscuras en ambas alas, no visibles por la luz y la toma)

4 comentarios:

Toñin dijo...

uffff, no hay manera, no lo encuentro, no se si mirar en las alas o en las patas, y aun asi no lo encuentro, ni en vivo, ni en muerto ni en nosesabená

jarnaco dijo...

No te desesperes que esta doy la respuestas si no la encuentras... hembras....y se ve con más claridad en las láminas de seguimiento(pdf) en la misma pestaña donde sale, detalles, fichas... fijate sólo en la cabeza clara/oscura(adulto/joven) y en las marcas alares (bandas/plumas descoloradas)

Toñin dijo...

Pues voy a decir Lucia

jarnaco dijo...

Parece claro que según los pocos datos que disponemos es Lucía, una hembra de 9 años, marcada hace dos en la Sierra de Guara, aunque la foto está realizada a bastantes kilómetros del lugar del marcaje.