Seguidores

martes, 8 de septiembre de 2009

"201" Cuadernos de campo

Como suele ser habitual en el Blog, cada "aniversario" va unido a alguna pequeña referencia de mis queridos Quebrantahuesos, y ahora en el 200 no podía ser menos....
A lo largo de la vida uno se va llenando de libros, folletos y cualquier información que le va llegando a las manos y que a la postre sirven como un medio directo de aprendizaje de esas cosas que a uno le fascinan. De igual forma, sirven de guía de consulta ante cualquier duda con las que llegas a casa después de ver algo que en un primer momento te ha parecido anómalo o diferente.
La consulta resulta siempre liosa ya que siempre hay varias especies, varios comportamientos o mil cosas comunes de unas especies a otras, por ese motivo es imprescindible unas notas de campo lo suficientemente claras y detalladas para que el asesoramiento posterior resulte más fácil.
Lo problemático radica cuando te encuentras con alguna especie de la que hay poca documentación y la que encuentras está llena de contradicciones y muy difente a lo que has visto.
Cuando empecé con este mundo del Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) había muy pocos libros de consulta, y los que había decían verdaderas barbaridades, por tal motivo nunca les he hecho un gran caso. Las experiencias propias te han hecho crear una base de datos, anécdotas propias y curiosidades que nunca estarán reflejadas en ningún libro.
Los dibujos corresponden a mis primeras nidadas observadas, allá por 1995, recogidas en unos manoseados cuadernos de campo. Les he borrado el lugar de observación y algunos datos que no deben mencionarse para que continúen en el anonimato.
Hoy en día los estudios y numerosas observaciones han servido para que haya en el mercado una amplia lista de publicaciones con esta especie de protagonista y de la que no es difícil que todo el mundo se quede enamorado. Ilustraciones, fotografías de ensueño, cámaras web en los nidos, seguimiento vía satélite, marcaje de ejemplares, en-mochilados de por vida, sustracción de pollos/huevos en los nidos, cría en cautividad, expoliación de los huevos, ¿nidos inviables?.... han hecho completar unos conocimientos de la especie necesarios, pero a los que se debería de haber llegado de otra manera para no debilitar la sensibilidad de la especie, que sin duda es un peligro/riesgo mayor que la poca productibilidad de la especie. Hoy en día la productibilidad se va mal-manteniendo, pero ¿donde está, y donde tienen, esa necesidad de soledad y libertad que tanto requiere esta especie? Al paso que vamos, por desgracia, pocos Quebrantahuesos la tendrán.
Hoy para terminar.... un paseo por este pequeño paraíso (el Carrerón de Embún)
video

No hay comentarios: