Seguidores

domingo, 2 de agosto de 2009

Un pequeño dragón por Zaragoza..... Salamanquesa común (Tarentola mauretanica)

Hace escasamente un mes, este pequeño dragón estaba “camuflado” en una concurrida calle zaragozana, y en pleno día. Estaba a escasamente un metro del suelo, en una pared vertical de baldosas de una sucursal bancaria. Lo primero que te preguntas es ¿Qué hace un bicho como tú en un lugar como éste? Siguiendo por ¿Cómo es que pasan cientos de caminantes, e incluso perros, y nadie se da cuenta de tú presencia? Y lo más sorprendente ¿Por qué todavía estás en el mismo lugar, en la misma posición y con el mismo comportamiento, tres horas después de verte por primera vez?
Lo cierto es que, como se puede ver en la foto, el dibujo de la baldosa y las características de su cuerpo hacen un inmejorable camuflaje, por lo que no es de extrañar que eligiera ese entorno para quedarse esperando el atardecer (aunque esas 3 horas me sorprendió bastante).
No es extraño ver a las salamanquesas en plena ciudad, incluso en ocasiones se cuelan en el interior de las viviendas, en este caso, su tamaño de casi 15cm incluida la cola, y el lugar, me dejó bastante perplejo, achacando a que pudiera haber salido despavorido de las obras de una calle colindante a este lugar y encontrar el dibujo de la baldosa como primer refugio.
Su comportamiento era de inmovilidad total y simplemente el movimiento de sus ojos hacían pensar en que no era un juguete. Al acercarte movía la cabeza y hacía mención de irse a mover, pero a nada que te separabas volvía a su posición inicial. Así que ahí le dejé esperando que el lugar le sirviera para camuflarse hasta que llegara su horario de normal movilidad.
Es sorprenderte ver trepar a estos dragoncillos en paredes totalmente verticales, incluido superficies totalmente lisas como las de los cristales. La respuesta está en las características de sus patas y en especial la de sus dedos. Las patas son cortas con unos dedos muy anchos en sus extremos, dando la sensación de poseer una especie de almohadillas. A lo largo de la patas y dedos poseen diminutos pelos adherentes que le posibilitan la escalada (una especie de ganchitos). Al separar sus dedos almohadados aumenta la superficie de contacto, lo que le garantiza una gran estabilidad y agilidad de movimientos.
Además de sus otras características físicas, cabeza grande que se diferencia del resto del regordete cuerpo, colorido gris pálido, cuerpo berrugoso en forma de espinas, cola larga y gorda…me llamó la atención sus increíbles ojos, más adaptados a una vida nocturna o crepuscular que a la del día, sus ojos son grandes y muy claros, con la pupila en posición vertical y con los párpados trasparentes soldados.
Por lo general habita en terrenos pedregosos y rocosos, también puede ascender por árboles. Vive en latitudes inferiores a los 800metros, y es más común de la parte mediterránea, no es muy común del pirineo occidental, aunque tampoco es muy extraña su observación.
Su comportamiento es crepuscular o nocturna, asciende a los lugares de luz para alimentarse de los insectos. En los días más frescos es más fácil la observación por el día. Deposita, o pega, sus huevos calcáceos en las fisuras de las rocas o bajo las piedras.

No hay comentarios: