Seguidores

lunes, 3 de agosto de 2009

Fotografiada en Embún... pero cualquiera sabe donde estará ahora

Esta foto es otro claro ejemplo del comportamiento de las especies débiles para camuflarse en su medio natural y así pasar lo más desapercibidos posibles ante sus enemigos. La preciosa Vanessa cardui es puramente migratoria, pasando los inviernos en las tierras más cálidas del sur, para desplazarse hacia el norte en época estival. Hay datos que incluso llega a los Alpes e Islandia. Es una mariposa muy inquieta, lo que le hace volar hasta 1.600km a lo largo de toda su vida, en cada jornada puede volar entre 30 o 40km.
Denominada también Vanesa de los cardos ya que prefiere los terrenos donde se encuentran estas plantas. Los cardos los utilizan como fuente de néctar y como plantas nutritivas.
Antiguamente se la conocía como Cynthia cardui, pero no sé el motivo concreto del cambio.
Posee unos tonos pardos, malvas y rojizos, las puntas de las alas las tiene moteadas con manchas blancas. Se puede considerar muy abundante y extendida.
Decía Seneca que "No hay viento favorable para el que no sabe donde va", la Vanessa sin duda tiene que llevar el viento a favor, otros siempre volaremos contracorriente....

No hay comentarios: