Seguidores

martes, 11 de agosto de 2009

El arte de cazar en la oscuridad

Las rapaces nocturnas desarrollan su actividad durante las horas crepusculares y durante la noche. Sería complicado en una entrada tan pequeña especificar las principales características de cada una de ellas, así que de una forma resumida se detallará su silueta, que no en vano es la primera observación que nos delatarán su presencia, y en muchos casos la única. Por lo general son de plumaje gris, unido con tonos parduzcos y leonados, la cabeza redondeada, pico corto y ganchudo. Poseen unos vuelos silenciosos. El tamaño de las orejas es variable, como en los autillos o búhos y en otras especies por contra carecen de orejas visibles, como el mochuelo chico o las lechuzas. Gran parte de ellos son puramente nocturnos, como el Búho chico que caza en vuelos bajos, otros sin embargo pueden llegar a tener actividad en las horas diurnas, como la lechuza campestre, que caza al final de la tarde en zonas despejadas (descansa en el suelo entre las hierbas).
Las rapaces nocturnas son carnívoras y por lo general necesitan cazar presas vivas para sobrevivir. Por tal motivo, las aves nocturnas están especialmente especializadas, ayudados por un agudo sentido de la vista, unido a un exquisito oído. Según la guía de las Aves de Europa de la edición GeoPlaneta “Los oídos a menudo se hallan a distintos niveles del cráneo. Cada oído oye por lo tanto un sonido en tiempos ligeramente distintos, lo que permite detectar con mayor facilidad la dirección de donde proviene”
El otro sentido especialmente desarrollado es el de la vista, adaptándolo a la escasa luminosidad nocturna. Por tal motivo poseen ojos grandes con unas pupilas capaces de dilatarse para que le entren la mayor cantidad de luz al ojo. Unido a unas retinas con numerosas células capaces de detectar hasta la mínima cantidad de luz. Otra característica fundamental es la del perfecto camuflaje en el Medio donde se desenvuelven, así como la capacidad de poder girar/rotar su cabeza más de 250º.
Para ayudar a la captura de sus presas ha amoldado su vuelo para pasar totalmente inadvertido, por lo que su plumaje sedoso y de barbas de las plumas muy laceadas le supone realizar vuelos silenciosos. Esto le aporta por un lado el poderse acercar a sus presas sin ser oídos y por otro el poder escuchar mientras vuelan, al no silbar sus plumas como cualquier otra rapaz diurna.
La alimentación más común es la de micromamíferos, ratones, pequeños mamíferos, topos, ratas, lagartos, ranas, insectos y aves.
Aunque ya se ha comentado algunos comportamientos de algunas rapaces añadir que por ejemplo los búhos reales cazan tanto al atardecer como al amanecer. El Cárabo es nocturno.
Destacar entre las rapaces nocturnas a la Lechuza de Tengmalm o también denominado Mochuelo boreal, es muy escaso en nuestros montes aragoneses (otra especie en grave peligro de extinción).
Las rapaces nocturnas han pasado por numerosas leyendas y mitos, y no a todos los han considerado igual, mientras a los búhos se les atribuye señorío, al cárabo se le ha considerado ave de mal agüero, hasta el punto de pensar que las brujas se convertían en esta rapaz para salir volando por las chimeneas. También han sido desde siempre ahuyentados de las cercanías de las granjas y campos para "asegurar" una buena cosecha y una buena cría de ganado. Cuentan que la lechuza poseía un cantar fino hasta que vio a Cristo crucificado, desde entonces, evita la luz del sol y repite su canto. Por lo general también ha sido siempre considerado un pájaro de mal agüero. Cuentan que el mochuelo es el ave más asustadiza que hay. Para terminar una adivinanza popular "Sal al campo por las noches si me quieres conocer, soy señor de grandes ojos, cara seria y gran saber"

Otra Adivinanza: ¿quien te mira hoy?


4 comentarios:

Toñin dijo...

Pues yo diria lechuza

jarnaco dijo...

te doy un mediopunto por saber que es una rapaz nocturna.... bueno, saldría volando por la chimenea si fuera una bruja (...en la Península existe otra variedad diferente)

Anónimo dijo...

A los bosques boreales, donde este cárabo de mirada estereoscópica caza, me gustaría ir. Strix nebulosa. Lapón es él. ajv

jarnaco dijo...

A mi maestro de barbas sabias era difícil que la rapaz siguiera en el anonimato. Me alegra saber que continúas siguiendo el blog, aunque sean cosas tan “elementales” para ti. De ir por esos bosques boreales no tengo la menor duda que te encontrarías con él.