Seguidores

domingo, 19 de julio de 2009

Especies en Peligro de Extinción en Aragón

Aragón es diferente! resulta extraño que numerosas especies han decidido “resguardecerse” de los peligros externos a su condición natural en nuestro territorio, resultando más extraño al ser un territorio bastante duro en cuanto a las condiciones ambientales y meteorológicas. Quizás el hecho de ser una de las comunidades menos pobladas y más abruptas les ha proporcionado a estas especies una seguridad y tranquilidad. Lo cierto es que a pesar de todo, la población va descendiendo de manera alarmante a nivel mundial, lo que urge unas medias adecuadas a cada especie. Nos dejó hace unos años el Bucardo de Ordesa, esperemos que las otras once especies aragonesas que ostentan este privilegiado apodo de “en Peligro de Extinción” no corran igual suerte. De estas once especies sólo tres tienen un Plan de Conservación (el Quebrantahuesos, el cangrejo de río y una especie de molusco bivalbo, la Margaritifera auricularia.
Las otras 8 especies son:
El Alcaudón chico, sólo quedan unas 25 parejas de esta ave migratoria que vive tres meses al año en el Bajo Cinca.
La Avutarda común, el avance de las ciudades por la estepa ha puesto en peligro a esta gigantesca ave.
El Oso Pardo, Un solitario ejemplar pasa de cuando en cuando del valle de Roncal a los de Ansó y Aspe (Francia)
El Avetoro común, no quedan más de 25 machos en toda España. La caza y la polución de las aguas son los responsables.
El Águila azor perdicera, prácticamente desaparecida en Huesca (unidades reproductoras aisladas), unas pocas parejas perviven en las sierras de Teruel.
El Pez fraile, habita en el Ebro y sus afluentes, y su enemigo es la contaminación. Quedan pocas poblaciones y muy dispersas.
Y el Pico dorsiblanco, solo con mucha suerte puede verse un ejemplar en el Valle de Ansó, a más de mil metros de altura.
Los datos de estas especies han sido entresacados de un artículo de Sergio del Molino publicado en el Heraldo de Aragón (16/11/08).
La foto corresponde a un ejemplar de Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) de unos 5 años observado hoy en la Sierra de Guara y aunque la fuerte luz superior del sol hace perder los medios tonos, haciendo distinguir mejor su expendida figura que sus detalles, creo que da buena muestra de la importante riqueza que tenemos entre manos. Al final de la entrada el joven Quebrantahuesos (2 años) señala uun atisbo de esperanza.

Se puede pinchar encima de las fotos para verlas con un poco más de dellate (aunque no es que sean una gran cosa).

Estas medidas conservacionistas tienen que ser en ambas direcciones: Institucional, para velar legalmente por ellas y a nivel ético de todo el que se adentre en medio de la naturaleza, que en sí es la auténtica conservación; velar por la tranquilidad de todas las especies, prevaleciendo la integridad de ellas por encima de nuestros propios intereses. Actuando de forma más drástica en los lugares de cría, en los dormitorios y en las zonas de descanso.

No hay comentarios: