Seguidores

martes, 28 de julio de 2009

El Eléboro.... Un arma de antaño

El Eléboro (Helleborus foetidus) habita en terrenos más bien pedregosos de montaña (calizos principalmente).
Aunque tiene algunas propiedades medicinales se aconseja la no utilización en preparados caseros, ya que la ingestión de determinadas proporciones puede resultar mortal, actuando sobre el corazón y el aparato digestivo. Parece ser que antiguamente era utilizado como brebaje para envenenar las puntas de las flechas y dardos (material de guerra). Entre las propiedades medicinales de índole casero está (pero con extremado cuidado) la de calmante reumático ya que posee propiedades antisépticas (aplicación externa a modo de crema o ungüento). Para los expertos se puede preparar brebajes cuidadosos para la debilidad cardiaca, el estreñimiento y eliminar lombrices intestinales.
La historia nos ha dejado la conjetura de que Alejandro Magno pudiese haber muerto envenenado con Eléboro. Cierto es que a las grandes figuras de la historia se les ha unido una muerte cruel para que se recuerden con más poder y así deducir lo que hubieran podido llegar a conquistar de no haber sido asesinados. Cuando le llegó su muerte, su leyenda era ya impresionante, gracias a sus gestas y su valentía, llegando inclusos a ser envidiado por sus enemigos. Era considerado el mejor guerrero conquistador que había existido jamás. Su muerte siempre estuvo en vuelto en misterio. A sus 32 años murió a consecuencia de unas fiebres altas. Pero la procedencia de la misma sigue siendo un misterio sin resolver, aunque los síntomas que sufrió hasta su muerte dan clarividencias que pudo ser envenenado con esta planta: Al poco de dar una fiesta, se tuvo que retirar por el aumento de la fiebre, los síntomas permanecieron durante 12 días, a esto se le unió un fuerte dolor abdominal, dificultad para pronunciar palabras, llegando incluso al parálisis de cintura para abajo. Estudiados los efectos del Eléboro dan los mismos síntomas que sufrió Carlos Magno, pero de ser envenenado con esta planta se le debió de dar varias dosis ya que con una única toma nunca hubiera llegado a producir muerte.
Hay una “leyenda urbana” o “leyenda pueblerina” que cuenta que la toma de leche de ganado que ha comido de esta planta ha producido la muerte de sus crías e incluso de la persona que ha bebido de su leche.
No he querido detallar sus características, ni su belleza, para que no nos quedemos enamorados de ella ya que es bastante común en nuestros montes. Aún así en muchos lugares es utilizada incluso como flor de jardín. La foto da clarividencias de sus características (a falta de su floración).

No hay comentarios: