Seguidores

viernes, 5 de junio de 2009

El Herrerillo capuchino (Parus cristatus)

Los páridos son pájaros pequeños, rechonchos y ágiles que hacen la delicia su observación. De carácter nervioso y vigoroso, no están nunca quietos y poseedor de la gran habilidad de agarrarse a las ramas en cualquier situación, que le posibilita alimentarse en cualquier postura, incluso cabeza abajo. Se alimentan de semillas, nueces, insectos, arañas, pequeños invertebrados, frutos y bayas.
La gran cresta dirigida hacia atrás y de color blanquinegra del capuchino le hace inconfundible, con mentón y babero negro y con la cara clara destacando su rojizo ojo. Sexos similares.
Común en los bosques de confieras o bosques mixtos, emite un trino suave, arrastrado y susurrante, dando la sensación de tartamudeante. Suele verse en las partes altas de las confieras, pero en ocasiones baja al suelo o ramas inferiores para alimentarse. Cada año excava su pequeño nido en un tronco de manera descompuesta. Nido de copa de musgo y pelo. Nidada de 5 a 7 huevos entre abril y mayo. Su carácter es muy sedentario, cría en toda la península, aunque es más abundante en el tercio Norte.
El Herrerillo capuchino de la foto fue anillado en la campaña de marcaje de aves en Embún.

No hay comentarios: