Seguidores

viernes, 8 de mayo de 2009

Primeros Abejarucos del año

Aunque no puedo estar muy orgulloso de estas fotos, ya que no son de mucha calidad, lo que sí me dan es una sensación de satisfacción al confirmar que los ciclos migratorios de las especies se han completado nuevamente. Estas curiosas aves, unidas con los vencejos, deben ser los pájaros migratorios del vagón de cola, al ser unas de las últimas especies a llegar a nuestras tierras en este periodo estival. El abejaruco (Merops apiaster) es un ave inconfundible de sorprendentes colores, más típico de un ave exótica del trópico que de una estos lugares. Pico negro largo y puntiagudo que le sirven como perfecta arma para capturar sus presas, especialmente abejas y avispas, aunque también se alimenta de otros insectos. Posee una combinación de vivos colores, con una garganta amarilla, zonas ventrales verdosas azuladas, hombros dorados y un dorso castaño rojizo. El ojo muy redondo con iris marrón-rojizo y pupilas negras. Posee una lista ocular de color negro. Las alas puntiagudas que en la proyección solar parecen traslucidas. La cola es larga con proyección de las plumas centrales (en ocasiones pueden perder esta proyección). Patas y pies negros.

Muy sociables, viven en grandes bandos, que suelen ser oídos en coro con voces suaves y profundamente vibrantes. En ocasiones se suelen posar en las orillas de los ríos sobre árboles viejos, además sobre los cortados arenosos del curso suelen ser el lugar ideal para cavar sus nidos. Cría igualmente en grandes colonias. Suele poner de 4 a 7 huevos entre los meses de mayo y junio. La incubación es llevada tanto por la hembra como por el macho por un periodo cercano a las tres semanas. Es estival y localmente muy común. Una vez terminado su periodo de cría sube a cotas más altas para terminar su reserva alimenticia antes de emprender el viaje de regreso. En el Valle de Hecho, desde Embún a cotas más altas, no suele ser muy común hasta el mes de julio y es más puramente un ave de agosto.
Las fotos corresponden a los primeros ejemplares que he podido observar este año (01-05-09) en el municipio de la Alfocea (Zaragoza). Ejemplares sueltos, sin llegar a formar todavía los típicos bandos. Las fotos realizada con mí agüeleta F50 y unas regulares condiciones atmosféricas.

No hay comentarios: