Seguidores

lunes, 25 de mayo de 2009

Ójala levantemos el vuelo

¿Quien no conoce al Buitre leonado? Creo que es una pregunta tonta para la gran mayoría de las personas ya que es la rapaz más conocida de Europa, no en vano es aquí donde está el principal centro poblacional de esta especie en el mundo. Esta inmensa ave planeadora anida en los salientes de los grandes acantilados rocosos. Su nido está compuesto de miles de ramillas dispuestas en un minuciosos orden descuidado. Sus primeros cortejos, consistentes en el vuelo del macho por encima de la hembra para después descender hasta casi tocar el lomo de la hembra con las patas, van seguidos de las primeras cópulas sobre los meses de diciembre, enero y febrero (según zonas y sobre todo altitud). Por líneas generales pone un solo huevo, aunque excepcionalmente pone dos. La incubación varía de los 50 a los 58 días (según autores) y es llevada por ambos adultos (siendo la hembra la que más tiempo está con él). El crecimiento del pollo es lento, finalizando completamente la formación de su plumaje a los 6 meses, aunque el pollo "sólo" permanece en el nido de unos 110 a los 120 días antes de realizar sus primeros vuelos.
Dicen que los buitres pueden permanecer hasta 8 horas buscando alimento de forma ininterrumpida, su problema radica en que su alimentación está basada exclusivamente de animales muertos con la consiguiente falta. El cierre de los muladares de los pueblos a raíz del virus de "las vacas locas" y el cierre de los puntos de depósito de animales muertos de las granjas ha supuesto un punto atrás en el devenir de esta especie, todo esto unido a la poca reserva alimenticia natural que hay en el monte para cebar a sus pollos. Esto ha ocasionado un descenso alarmante en estos últimos años de la especie, así como el reiterado fracaso reproductor de los mismos. Señalar que esta falta de alimento ha hecho dar una marcha atrás a las unidades reproductoras a la hora de empezar una nueva puesta, ocurriendo en muchos casos una pausa reproductora en muchas parejas. La puesta en marcha de puntos de alimentación suplementaria (PAS) para las carroñeras ha supuesto una gran ayuda, aunque esto no ha hecho eliminar del todo el hambre de estas grandes aves.
Quisiera destacar en este apartado al Fondo Amigos del Buitre, a mis amigos Loly y José Ramón Moragrega del Mas de Buñol y al Dr. Fidel José Fernández Fernández-Arroyo desde su refugio de las Hoces del Riaza(incluido todo su equipo de montejanos) por su increíble labor conservacionista de esta emblemática especie. Así como a todas las instituciones y asociaciones que luchan para que cada año puedan volar más pollos.
En el transcurso de esta entrada se han ido intercalando una serie de fotos de varias nidadas de buitres, aunque en sí representa una muestra gráfica del desarrollo de un pollo desde que nace hasta que ya consigue su plumaje de vuelo. Esperemos no sean casos aislados, y como todo en la naturaleza sea una cuestión de ciclos y estemos ahora empezando a “levantar el vuelo” en esta problemática de la HAMBRUNA DE LOS BUITRES, aunque hoy en día no "pinta" demasiado bien la cosa .

No hay comentarios: