Seguidores

sábado, 30 de mayo de 2009

Evolución del plumaje de un Quebrantahuesos durante los dos primeros años de vida

Desde que nace el pequeño pollo de Quebrantahuesos va pasado por una infinidad de mutaciones de su plumaje hasta alcanzar su plumaje definitivo que adquiere rondando los 7 años de vida. En esta pequeña entrada se hará una pequeña referencia a los sucesivos cambios de su plumaje hasta alcanzar los dos años de vida.
Durante las observaciones realizadas en el campo he llegado a constatar que su primer vuelo lo realiza sin el total cubrimiento de los tarsos de las patas así como sin plumar su cuello. En el momento de su primer vuelo sus respectivas calzas tan apenas han llegado a la mitad de su crecimiento. Se puede decir que el resto del cuerpo está totalmente plumado. Según mis notas de campo el desarrollo evolutivo de un pollo por medios naturales es el siguiente, son datos de una nidada cualquiera (añadir que durante los primeros 40 días el pollo está acompañado en todo momento por uno de los adultos y podría decir que es la hembra):
9-abril: A pesar de ver el pollo por primera vez ya no posee el plumón blancuzco denso, con los lados de la cara más oscuros de los primeros días, posee ya el plumón de reemplazado de los días siguientes de un color gris con tintes azulados. Ojos oscuros y pico azulado. Pollo de escasos 10 días.
7-mayo: su color es amarronado, casi como el color de un saco de arpillera y se le empiezan a destacar los cañones de las plumas de color muy negro, tanto en las coberteras como en la punta de las alas. La cara muy clara por ambos lados y pico claro azulado.
21-mayo su tamaño es enorme con las alas bastante plumadas y se le empiezan a distinguir los cañones en el píleo (cocorote), se le empieza a distinguir el escudo dorsal. Las partes sin plumar de color parduzco-sedoso (efecto peluche). Tiene el aspecto de cabezón con culo respingón (típico de pollo). Los muslos de las patas y las partes inferiores parecen grumosos debido al principio de los cañones. Cara negra, así como el ojo. Pico grueso de color claro con punta negra.
4-junio las partes donde no están plumadas adquieren un color más claro. La parte interior del pico y las patas de color muy blancas. La cabeza más clara y parece que lleva boina, se le distingue el dibujo del antifaz de la cara. Se le empieza a distinguir el dibujo en forma de corazón del píleo. Las rectrices de su cola ya casi al tamaño final, aunque faltándole todavía mucha anchura. El tamaño total del inmaduro es ya casi como el tamaño del adulto.
18-junio: Las plumas de las alas y la cola prácticamente completas. Mayor crecimiento de las plumas del pecho y muslos de las patas (color ocre-claro). Pico claro con punta negra. Crecimiento de las plumas que forman el escudo dorsal con puntas blancas. Píleo negro (boina más grande). Cuello liso de color grisáceo sin plumas. Los muslos de las patas como se comentan más plumadas con tarso claro con cañones y comienzo de las lumas, dedos claros y uñas muy negras.
5-julio: Aspecto general de despeinado. Plumaje de vuelo. Crecimiento de las plumas de los muslos de las patas de un color crema con puntas blancas. Boca interior blanca como el pico. Cabeza más negra con ocular claro y ojo oscuro. Cuello totalmente liso (sin plumas) de color grisáceo.
12-julio: Plumaje igual, se le detectan plumas muy grises en los sobacos, debajo de las alas y laterales del pecho. Bigotera que ya le sobresale y continúa sin plumas en el cuello.
30-julio: Nido vacío y no se ve ningún hueso en el interior del nido, dando la impresión como si llevase mucho tiempo vacío, cuando quince días atrás aún estaba el inmaduro en su interior. Por lo visto ha saltado a volar sin el crecimiento de las plumas del cuello, así como del total crecimiento de sus calzas.
18-septiembre: se localiza por primera vez al inmaduro en vuelo acompañado de uno de los adultos. Cabeza muy oscura sin el crecimiento total de las plumas del cuello; resto del cuerpo con plumaje completo (aspecto de despeinado). Vuelo perfecto y chilla finamente.

La dispersión juvenil me ha hecho un poco más difícil estudiar el diferente cambio corporal que sufre el joven una vez abandonado el nido. La visita a otras zonas cuya presencia de quebrantahuesos es mayor me ha supuesto una pequeña escuela, aún así por miedo a cometer algunos errores no deseados me he tomado la libertad de configurar esta serie de fotos/guía con datos de gente más especializada y de la que de momento no puedo debatir si son ciertas o no sus anotaciones, aunque tratándose de David Gómez cualquier duda ofende. Para verlo más detenidamente pinchar encima de las fotos para ampliarlas.

También redacto lo publicado en el folleto de la Fundación Gypaetus titulado “Criterios de identificación del Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus barbatus) en función de la Edad y las características de su plumaje”
Juvenil 1º año:
- Silueta de vuelo maciza, no presenta muda (rémiges secundarias puntiagudas). Alas redondeadas y largas. Cola corta y la base en contacto con las rémiges secundarias)
- Cabeza y cuello negro, iris oscuro y barba muy pequeña
- La parte superior de la espalda generalmente presenta un escudo dorsal en forma de V muy visible. Espalda marrón, cobertoras marrones ocasionalmente salpicadas de plumas blancas.
- Plumaje del pecho, vientre y calzas marrones.
Joven 2ª año:
- Silueta de vuelo todavía maciza con algunas irregularidades. Iniciando las primeras mudas de las rémiges primearias internas.
- Cabeza y cuello negros formando una “capucha” contrastando fuertemente con el pecho marrón. Iris más claro.
- El escudo dorsal empieza a difuminarse
- Espalda marrón, cobertoras marrones más claras salpicadas de plumas blancas
- El moteado claro del pecho y calzas ha desaparecido o apenas se aprecia
- Empieza la muda de las rectrices

Cómo nota final y curiosa me ha llamado la atención uno de los datos de David Gómez que indica que las plumas en muda crecen 4,3 mm cada día, lo que es lo mismo 50-70 cm cerca de 6 meses. Siendo los meses de más fuerte muda los meses de verano (concretamente de abril a septiembre), aunque estos datos se reflejaran en entradas posteriores cuando trate las mudas sucesivas.

martes, 26 de mayo de 2009

150 veces que se ha detenido el tiempo

Hoy voy a hablar de mí, así que los que esperaban leer alguna cosa del medio natural ya pueden esperar a la próxima entrada..........Esta es la entrada 150 de este modesto Blog…. normalmente cuando mucho se “habla” mucha “paja” se dice, así que espero que al menos un 10% sea considerado por lo menos curioso. Para conmemorar este día he querido reponer las tres fotos de las diferentes portadas que han precedido a la estrenada hoy.
Las tres han tenido un significado especial y que dicen mucho de lo que he sentido, siento y espero sentir del medio natural.
Con la primera foto del otoño en la Selva de Oza quise plasmar las pinceladas de color que la naturaleza nos ofrece, y a las que no hace falta añadir nada para enamorar. Esta primera foto fue unida al titulo genérico del blog “cuando el tiempo se detiene” y aunque en sí es una frase hecha, a la que se le puede unir varios significados, pretendí que al menos un ratito al día “el tiempo se detuviera” para pesar en otras cosas que en la rutina diaria, y que mejor para evadirse que adentrarse en este mundo maravilloso, incluso místico que por algo lo hace tan mágico o “magico”.
La portada del Quebrantahuesos fue unido a un sentimiento de vacío por la falta de una persona querida. Te das cuenta que la naturaleza hace en ocasiones a algunos hombres “sabios” y “respetuosos” y no hay mejor forma de recordarlos que intentando reflejarte en esos valores, aunque nunca les llegues a la suela de los zapatos, pero te sirven para saber respetar el medio natural por donde te mueves, que en sí es la forma más adecuada de conservarción. Dudo que cualquier amante de las aves y de la naturaleza que compartiera algún momento con Ernesto no tenga este sentimiento.
Quizás la del esquiruelo o ardilla sea la más graciosa del blog y con ella se pretendió que todos tengamos ese punto de “curiosidad” por aprender, de disfrutar y de divertirnos de las pequeñas alegrías de cada día.
Hoy se estrena la de la abubilla, pero el motivo ya será cuestión de otra celebración. Agradecer muy mucho a los seguidores de la avifauna de Embún que tanto me han apoyado desde el principio y agradecer de manera especial a mi más fiel seguidor, Toñín, que a pesar de no parar de hacer maratones, diez miles, polladas, san silvestres y demás locuras, aún le queda tiempo para frenar un rato y ver el blog diariamente. Al mismo nivel agradecer a Luis, Carmen, Rocío y Jero, así como a la familia y demás amigos por tanto apoyo para que continúe, aunque sea de forma interrumpida. Sería difícil nombrar a todas las personas que me han dicho que lo han visto, como me resulta difícil saber porque lo han visto una segunda vez.

lunes, 25 de mayo de 2009

Ójala levantemos el vuelo

¿Quien no conoce al Buitre leonado? Creo que es una pregunta tonta para la gran mayoría de las personas ya que es la rapaz más conocida de Europa, no en vano es aquí donde está el principal centro poblacional de esta especie en el mundo. Esta inmensa ave planeadora anida en los salientes de los grandes acantilados rocosos. Su nido está compuesto de miles de ramillas dispuestas en un minuciosos orden descuidado. Sus primeros cortejos, consistentes en el vuelo del macho por encima de la hembra para después descender hasta casi tocar el lomo de la hembra con las patas, van seguidos de las primeras cópulas sobre los meses de diciembre, enero y febrero (según zonas y sobre todo altitud). Por líneas generales pone un solo huevo, aunque excepcionalmente pone dos. La incubación varía de los 50 a los 58 días (según autores) y es llevada por ambos adultos (siendo la hembra la que más tiempo está con él). El crecimiento del pollo es lento, finalizando completamente la formación de su plumaje a los 6 meses, aunque el pollo "sólo" permanece en el nido de unos 110 a los 120 días antes de realizar sus primeros vuelos.
Dicen que los buitres pueden permanecer hasta 8 horas buscando alimento de forma ininterrumpida, su problema radica en que su alimentación está basada exclusivamente de animales muertos con la consiguiente falta. El cierre de los muladares de los pueblos a raíz del virus de "las vacas locas" y el cierre de los puntos de depósito de animales muertos de las granjas ha supuesto un punto atrás en el devenir de esta especie, todo esto unido a la poca reserva alimenticia natural que hay en el monte para cebar a sus pollos. Esto ha ocasionado un descenso alarmante en estos últimos años de la especie, así como el reiterado fracaso reproductor de los mismos. Señalar que esta falta de alimento ha hecho dar una marcha atrás a las unidades reproductoras a la hora de empezar una nueva puesta, ocurriendo en muchos casos una pausa reproductora en muchas parejas. La puesta en marcha de puntos de alimentación suplementaria (PAS) para las carroñeras ha supuesto una gran ayuda, aunque esto no ha hecho eliminar del todo el hambre de estas grandes aves.
Quisiera destacar en este apartado al Fondo Amigos del Buitre, a mis amigos Loly y José Ramón Moragrega del Mas de Buñol y al Dr. Fidel José Fernández Fernández-Arroyo desde su refugio de las Hoces del Riaza(incluido todo su equipo de montejanos) por su increíble labor conservacionista de esta emblemática especie. Así como a todas las instituciones y asociaciones que luchan para que cada año puedan volar más pollos.
En el transcurso de esta entrada se han ido intercalando una serie de fotos de varias nidadas de buitres, aunque en sí representa una muestra gráfica del desarrollo de un pollo desde que nace hasta que ya consigue su plumaje de vuelo. Esperemos no sean casos aislados, y como todo en la naturaleza sea una cuestión de ciclos y estemos ahora empezando a “levantar el vuelo” en esta problemática de la HAMBRUNA DE LOS BUITRES, aunque hoy en día no "pinta" demasiado bien la cosa .

domingo, 24 de mayo de 2009

Las cotorras zaragozanas

Quienes frecuenten los parques y jardines o por cualquier zona verde de Zaragoza han podido percibir el incremento considerable de las ruidosas cotorras, este incremento se puede convertir en un problema para el ecosistema zaragozano. La amplia población de esta especie está haciendo desplazarse a otras especies fuera de la ciudad e instalándose en los campos de cultivos cercanos. En muchos casos ya se empieza a considerar como plaga y desde determinados medios se está intentando controlar.
Estos pequeños loros no son autóctonos de nuestra zona, y se venden en muchas tiendas de animales de nuestra ciudad. Debido a la suelta en libertad de forma deliberada o por descuidos el incremento de ejemplares se está multiplicando de forma asombrosa. Aunque la mayoría son cotorras argentinas, también se han localizado de la variedad kramer. Su presencia en la ciudad se puede considerar como reciente y sus primeros ejemplares censados en libertad pudieran tratarse del 2000. En 2006 había alrededor de 50 nidos en el parque Tío Jorge, y la mitad de ellos de un tamaño tan abultado de ramaje que corrían serio peligro de desplome. Hoy en día se pueden observar en cualquier zona verde de la ciudad, incluido en los alrededores del canal imperial o río Ebro. Tampoco es extraño verlas ya en los galachos de Juslibol, incluso en campos cercanos donde están dañando cosechas.
El volumen de sus nidos es un peligro añadido siendo en muchos casos de unas proporciones descomunales. C. Belinchón y otros autores escriben acerca de la curiosa costumbre que tienen estas aves de construir nidos para vivir en ellos de forma permanente; esto podría explicar el hecho de que las cotorras estén construyendo sus nidos en cualquier época del año. Hay que reseñar lo comentado por algunos pajareros que dicen que en cautividad tienen algunos casos criando hasta en noviembre, lo que pudiera ser el motivo de ver llevar ramaje en pleno invierno.
Estas aves se mueven siempre en grupos y se piensa o teme que cada año pueden duplicar su población, por tal motivo desde hace tiempo se está intentando tomar medidas para controlar su número actual. En 2004 por ejemplo se llevó a cabo una eliminación de nidos, aunque la medida tampoco fue muy positiva. Otras medidas tomadas han sido la de realizar movimientos bruscos e inyecciones de agua aplicadas en los huevos de los nidos, intentando la muerte del embrión para que los padres sigan el proceso de incubación, sin el éxito consabido, y así no empiecen otro ciclo reproductor. Se está barajando la posibilidad de contratar cetreros que suelten halcones de caza.
Los datos han sido tomados de artículos del Heraldo de Aragón (spto. Frontera Azul), El Periódico de Aragón en su versión digital y del gratuito veinte minutos, añadidos lógicamente a mis datos particulares.

viernes, 22 de mayo de 2009

Ensayo para un cuento JL Jarne / 2009

El invierno se terminó, el calor ha llegado y con él la llegada de nuestras aves migratorias. La foto corresponde a la última nevada de este año y del pequeño manto blanco que cubrió las cotas más altas de nuestros montes. Hoy para comentar esta inusual foto me permito la pequeña osadía de escribir este pequeño cuento que ha ido brotando en esta media hora delante del ordenador… así que lo puedo considerar un pequeño ensayo para lo que pudiera llegar (que nunca llegará...)
El ruido de fuerte viento le hizo abrir un ojo, el ligero recorrido con su delicada mirada le hizo entrar en un mar de dudas y su cabeza no podía razonar el motivo del por qué se encontraba allí. El intento de mover su ala izquierda le proporcionó una descarga de dolor que le hizo perder de nuevo el conocimiento. Pasó el tiempo en el confortable agujero del gran roble. Entre sueños oía el murmullo del viento, las gotas de lluvia y en ocasiones una ligera corriente de hielo le rozaba la cara. Trascurridos no se sabe cuantos días tuvo la fuerza suficiente como para levantar la cabeza y contemplar el mullido lecho, pudo observar asombrado el acopio de comida que había en uno los laterales y se preguntó quién viviría allí. Le entró pánico al pensar que pudiera ser él mismo una pieza de esa despensa, pero quedó tranquilizado al saber que en esos días nadie le había visitado.
Se puso en pie en un esfuerzo mucho mayor que el que pudiera suponer su viaje migratorio y se acercó al orificio de entrada del agujero. Quedó deslumbrado al contemplar por primera vez ese manto blanco que cubría todo y ya no supo que pensar ni que decir, sólo sintió tristeza de su tierra cálida sureña y miedo al pesar que su fin estaba próximo. Permaneció en el agujero sin salir durante días y gracias a los frutos, semillas, hojas, bayas y restos de comida que los anteriores inquilinos habían dejado su maltrecho cuerpo fue fortaleciéndose. Transcurridos un par de meses el ala empezó a tener la fuerza suficiente como para aletear y así poder hacer equilibrios por las ramas cercanas al agujero y poder sentir algunos días un poco el calor débil del sol invernal. Pasado el periodo de dudas, llegó el de preocupación por la familia de Ardillas que deberían estar ocupando su lugar y rogó al firmamento que estuvieran bien. El invierno pasaba sin apenas salir de su cálido hogar. Una mañana le despertó un lejano bullicio que se acercaba poco a poco y del que sin saber todavía el motivo tantas palpitaciones le galopaba su añorado corazón. Esa calida mañana de mitad de febrero pudo ver en un deslumbrante cielo azul el primer bando de ruidosas grullas que regresaban a tierras europeas para pasar el periodo estival y de sus ojos empezaron a brotar alegres lágrimas ya que sabía que pronto recibiría la visita de los de su especie. Nunca pudo olvidar ese invierno, como nunca pudo olvidar el refugio de esas trabajadoras ardillas que le salvo la vida.
Cada año regresaba a ese árbol y pasaba largas horas esperando que vinieran para darles las gracias, aún sin saber la manera ni la forma más correcta. Nunca se oyó mejor trino alegre como aquel día que la pequeña ardilla entro en la guarida para inspeccionar aquel agujero donde había nacido ya hacía bastantes años atrás y del que sólo recordaba el calor familiar. Decidió acomodarlo para poner su camada. Nunca supo el motivo por el que ese ruiseñor estuvo siempre tan cerca y tantos cánticos gorgoreaban de felicidad, como tampoco entendió nunca porque en el interior de la guarida encontró tal cantidad de trocitos de avellanas, cuando él tenía que desplazarse durante días a otro valle saltando de árbol en árbol para poder llegar a degustarlas. Lo que sí intuía que tanto una como la otra duda debían de tener algo en común, por lo que agradeció a la estrella más luminosa ser tan afortunado.
Ensayo para un cuento JL Jarne / 2009

lunes, 18 de mayo de 2009

Pájaros Beatos

Siempre recordaré cuando nuestro anterior párroco Don Ignacio nos enseñó su pequeña familia de Lechuzas comunes. Aquella interminable tarde de catequesis, preparando la comunión, se tornó alegre cuando nos sorprendió con su invitación a contemplar una pareja de blanquísimas lechuzas y unos pollos ya de mediano tamaño. Siempre pensé que era una beata familia, a la que nunca le faltó bendición ni plegarias.
Al igual que estas lechuzas otras aves aprovechan las increíbles construcciones de las iglesias para cobijarse y realizar sus puestas. Especies como los vencejos, aviones e incluso golondrinas son asiduas visitantes anuales. Los gorriones aprovechan cualquier agujero de los edificios para anidar, y por supuesto también son aprovechadas las rendijas que dejan las piedras a cara vista de las iglesias. Otra especie que ha tomado las iglesias para realizar sus nidos han sido los estorninos. Siendo visitado por el resto de los córvidos y palomas como un lugar de cobijo o atalaya. Las rapaces quedan reducidas a las nocturnas, siendo la lechuza común la más popular, aunque tampoco ha sido extraño encontrar la regordeta bola de plumas del mochuelo o incluso la de algún búho real, pero estas siempre como lugar de paso o de punto elevado de caza. Entre las diurnas podrían reducirse a los cernícalos, pero en muy escasos casos son con fines reproductivos.
Las cigüeñas son las grandes Damas Blancas de las iglesias, siendo incluso extraño no encontrar campanarios sin un nido abanderándola (en las latitudes en que se mueve esta migradora especie)
Estas aves de los poblados y ciudades ya forman parte de nuestra vida. Las aves buscan un refugio contra los depredadores y encuentran en los numerosos escondrijos de los edificios unos lugares que en la distancia emulan a los agujeros y oquedades de las rocas y árboles de un entorno natural.
Hay numerosas leyendas que unen a ambos protagonistas de esta entrada, entre todas destaco una “benévola” y otra “macabra”. Como cualquier cuento dicen así…. Érase una vez un mochuelo que en una noche fría entro en la iglesia de un pequeño pueblo mientras se celebraba el Vía Crucis, los feligreses y el párroco al verlo pensaron en la presencia de Espíritu Santo. Tal algarabía y bullicio asustó al pobre mochuelo que no paró de revolotear por el edificio hasta que encontró una ventana por donde escapar. El gentío lo persiguió hasta una Aldea cercana. El cansado y agotado mochuelo cuando no pudo más se posó en un olivo y cuando los feligreses llegaron al lugar ya había desaparecido. Este hecho supuso un símbolo de tanto impacto que hasta nuestros días ambas aldeas siguen hermanadas.
Cuenta otra leyenda Templaría que en la iglesia de la Vera Cruz murió un caballero de la Orden, dejándolo durante el transcurso de la noche en su interior antes de ser enterrado. En un momento en que los otros hermanos de la Orden lo dejaron sólo, un bando de grajas entraron en la iglesia y empezaron a picotear el cadáver. Al entran en la sala el Prior de la Orden y ver el dantesco espectáculo puso tal grito en el cielo que las aves salieron despavoridas de la iglesia a la vez que el Prior no dejaba de echarles maldiciones para que no volvieran por la iglesia. La leyenda cuenta que desde entonces no se han visto grajas cercanas a esta iglesia segoviana.
La foto pertenece a un detalle de la torre de la iglesia de Alfocea (Zaragoza). Está perfectamente preparada con una plataforma para albergar dos nidos de cigüeñas, aunque en la actualidad sólo está ocupado uno de los laterales.

domingo, 17 de mayo de 2009

Ánades: Memorias de un pato

Qué difícil es explicar lo que cada uno siente cuando está en el contacto con la naturaleza. Quizás este cúmulo de sensaciones va determinado de acuerdo a la edad de cada persona. El transcurso de los años también me ha supuesto a mí un cambio importante. Los primeros años son sin duda de aprendizaje y con ella vas descubriendo un mundo lleno de colores y matices que te hace llenar la cabeza de millones de datos pasados a través de la retina. No era extraño regresar a casa con más dudas que las que deseabas, como tampoco era extraño regresar con esa sensación de desanimo por no ver lo que fuiste a buscar. El tiempo te hace pasar de la recopilación de datos a una acumulación de sensaciones, como llenarte del olor de la naturaleza, o de la sensación de libertad o de preocupaciones por una mala nidada. Lo cierto es que ya no regresas con esa sensación de desanimo, porque siempre hay algún momento inolvidable que alegra el día y de la que no dudas de anotar en alguna libreta para recordarla años después.
La foto de estos ánades la realicé en la orilla del Ebro, en uno de esos preciosos tramos que han sido arregladas para la celebración de la Expo. El transito de la gente no les supuso mucho estorbo a estos patos, todo lo contrario, cada vez hay más animales que se acostumbran a convivir con el ser humano. Al lado de esta pareja había una docena de patitos pequeñitos que hacían la delicia de los más pequeños, así como la sonrisa de los mayores. Te das cuenta lo que la naturaleza te ofrece y como cada uno la siente, seguro que el niño sólo veía un pequeño juguete en forma de patito, de precisos colores. Aquel hombre entrado en años que con su raída bolsa del mecadona les llevaba pan, seguro que "sentía" más que "veía" y en su corazón sólo esperaba que esos trocitos de pan les proporcionaran comida suficiente para sacar sus polluelos adelante.
Siempre cuento esa pequeña anécdota del pintor Fuello que decía que "no es importante saber llegar a los sitios, sino que lo importante es disfrutar de cada pequeña maravilla que te vas encontrando en el camino"

miércoles, 13 de mayo de 2009

Vuela libre amigo mio!

Me voy volando como este joven quebrantahuesos…. pero me pregunto ¿Dónde irá? ¿Qué será de él?... Son bastante complicadas ambas respuestas. Quizás la más fácil sea la primera, ya que su juventud le hace buscar con más inexperiencia la comida, y lógicamente estará cerca de algún sitio que le suponga encontrar ese alimento de forma sencilla. A falta de los muladares de los pueblos buscará otra forma de sustento, y ¿qué hay más sencillo que un PAS o Puesto de Alimentación Suplementaria? Los PAS suponen un sustento esencial para su conservación, garantizando una comida sanitariamente correcta. Tienen el riesgo de la “pereza” de los jóvenes a la hora de su “dispersión juvenil” o la de “buscar emplazamientos” a los subadultos para sus primeros intentos de reproducción. Una mala gestión de los PAS pudiera suponer una “necesidad para hoy” y “un problema para el mañana” si esta población juvenil se vuelve perezosa. Pero sin duda, hoy es además de útil es necesaria.
¿Qué será de él? Parte de su futuro pasa por las acciones humanas, usos de pesticidas, venenos, líneas del tendido eléctrico en lugares de paso, molinos, excesivo seguimiento de ejemplares, curiosos demasiado curiosos, alteración de sus lugares de cría, actividades deportivas cercanos a sus nidos y por desgracia todo esto unido a un largo etc… Quizás el Quebrantahuesos sea el animal “más sensible” a las molestias humanas, le es necesaria una total tranquilidad y por eso debería ser el primer punto de cualquier protocolo de conservación de la especie.
Este joven volaba libre y feliz, ojala hoy, unos años después, ya esté empezado con las escaramuzas amorosas y se aventure al intento de la reproducción y aunque suene algo extraño decirlo, ojala sea en un lugar donde nadie lo localice.

martes, 12 de mayo de 2009

“La llave de las puertas del paraíso”

La prímula (Primula veris) es también conocido como "la llave de las puertas del paraíso", lo recibe al ser las primeras flores que florecen con la llegada de los primeros rayos solares. Además de esta denominación también es conocida, según las diferentes zonas, con el nombre de: Vellorita, hierba de San Pablo, Flor de primavera, Verbásculo, gordolobillo, gayadas, hierba del parálisis……Es Planta típica de zonas tempranas, muy vivaz y conocida. Se fija al suelo con un rizoma que forma muchas raicillas. El fruto es una cápsula que está en el interior del cáliz. Tiene un olor suave y con un buen sabor. Su floración es en abril. Utilizado por tener propiedades calmantes, para combatir la fiebre, procesos bronquiales o diuréticas, gota, espasmos, problemas gástricos, reumáticos, incluso vértigos. Se utiliza en infusiones, cocción o de uso alimenticio.
Se puede decir que desde la antigüedad se la ha asociado a algo mágico, siendo las favoritas de las hadas y abejas. Llenan el optimismo, llegando a alegrar los corazones con sólo contemplar sus maravillosos colores. Se dice que haces visible lo invisible. Cuenta una leyenda que tienen el poder para encontrar el oro de las tierras habitadas por las hadas. Se debe tocar una piedra con un número adecuado de prímulas (una especie de numeración de caja fuerte). Hacerlo correctamente permite entrar a descubrir los secretos de estas fascinantes hadas.

domingo, 10 de mayo de 2009

Paso de montaña

Dentro del libro “El caminante” de Hermann Hesse aparece este precioso relato sobre “el paso de montaña” Estaba esperando el momento adecuado para compartir este relato con todos aquellos amigos que no sabían nada de él. Aprovecho este día, como pudo ser cualquier otro día, para incluirlo en el blog. Es uno de esos cuentos que lees de pequeño y del que ya nunca puedes apartarlo de tu vida, por trasmitir pensamientos afines a los tuyos y con los que siempre te guían en el día a día. Para todos aquellos que sienten/sentimos algo especial cuando caminamos por un sendero o "paso de montaña":
El viento sopla sobre el valiente sendero. Árboles y arbustos han quedado atrás, aquí sólo hay piedra y crece el musgo. Nada tiene nada que buscar aquí, nadie posee nada, los campesinos no tienen heno ni madera a estas alturas. Pero la lejanía atrae, el anhelo consume, y ellos son quienes han construido, a través de las rocas, pantanos y nieve, este buen sendero que conduce a otros valles, otras casas, otras lenguas y otros hombres.
Me detengo en el punto más alto del paso. El camino desciende por ambos lados, hacia ambos lados fluye el agua, y lo que aquí se encuentra próximo y va de la mano halla su derrotero hacia dos mundos. El primer charco que rozo con el zapato fluye hacia el norte, sus aguas llegarán hacia mares lejanos y fríos. En cambio, el minúsculo resto de nieve que hay a su lado gotea hacia el sur. Pero todas las aguas del mundo vuelven a encontrarse, y los mares helados y los ríos se mezclarán en el húmedo vuelo de las nubes. La antigua y hermosa parábola santifica mi hora. También para nosotros los caminantes todos los caminos conducen a casa.
Mi mirada aún puede elegir, le pertenecen todavía el norte y el sur. Cincuenta pasos más, y ante mí sólo se abrirá el sur. ¡Cómo respira misteriosamente desde los valles azulados!¡Cómo va a su encuentro el latido de mi corazón! Sopla desde él un presagio de lagos y jardines, un perfume de vino y almendra, saga antigua y sagrada de anhelos y peregrinación romana.
Mis recuerdos de juventud tañen como campanadas de valles remotos: ¡el vértigo viajero de mi primera visita al sur, la ebria respiración del aire de exuberante jardines junto al mar azul, la escucha vespertina de la patria lejana a través de pálidas montañas nevadas! ¡La primera oración ante las sacras columnas de la antigüedad! ¡La primera mirada abstraída hacia el mar espumoso tras rocas de color pardo!
El vértigo ya no existe, y tampoco la urgencia de mostrar a todos mis amores la hermosa lejanía y mi propia felicidad. Ya no es primavera en mi corazón. Es verano. El saludo de los desconocidos tiene otro acento para mí. El eco que despierta en mi pecho es más tranquilo. No lanzo el sombrero al aire. No entono ninguna canción. Pero sonrío, y no sólo con los labios. Sonrío con el alma, con los ojos, con toda la piel, y ofrezco el país que me envía su perfume unos sentidos diferentes de los de entonces, más bellos, más serenos, más agudos, más experimentados, y también más agradecidos. Hoy todo esto me pertenece más que entonces, me habla con matices más ricos. Mi anhelo embriagado ya no pinta con colores de ensueño la lejanía misteriosa, mis ojos se contentan con lo que se ven, porque han aprendido a ver. El mundo es más hermoso que entonces.
El mundo es más hermoso. Estoy solo, y la soledad no me hace sufrir. No deseo otra cosa. Estoy dispuesto a dejarme cocer por el sol. Siento avaricia de madurar. Estoy dispuesto a morir, dispuesto a nacer de nuevo.
El mundo es más hermoso.

viernes, 8 de mayo de 2009

Una ventana al Pirineo

Abro esta ventana directa al Pirineo para todos los que estamos rodeados de asfalto. Este fin de semana paso de la fauna pirenaica a la fauna urbana, del verde pastizal de montaña al verde césped recién cortado de los jardines, de la pura corriente del Aragón subordán al ancho Ebro, de la sana brisa de la montaña al cierzo del Moncayo, de estar acompañado de mi gente en el pequeño Embún a estar sólo rodeado de miles de zaragozanos (salvo de los buenos amigos) y para colmo sin mi gato Puchi que lógicamente está de vacaciones en el pueblo. Otro fin de semana será!

Primeros Abejarucos del año

Aunque no puedo estar muy orgulloso de estas fotos, ya que no son de mucha calidad, lo que sí me dan es una sensación de satisfacción al confirmar que los ciclos migratorios de las especies se han completado nuevamente. Estas curiosas aves, unidas con los vencejos, deben ser los pájaros migratorios del vagón de cola, al ser unas de las últimas especies a llegar a nuestras tierras en este periodo estival. El abejaruco (Merops apiaster) es un ave inconfundible de sorprendentes colores, más típico de un ave exótica del trópico que de una estos lugares. Pico negro largo y puntiagudo que le sirven como perfecta arma para capturar sus presas, especialmente abejas y avispas, aunque también se alimenta de otros insectos. Posee una combinación de vivos colores, con una garganta amarilla, zonas ventrales verdosas azuladas, hombros dorados y un dorso castaño rojizo. El ojo muy redondo con iris marrón-rojizo y pupilas negras. Posee una lista ocular de color negro. Las alas puntiagudas que en la proyección solar parecen traslucidas. La cola es larga con proyección de las plumas centrales (en ocasiones pueden perder esta proyección). Patas y pies negros.

Muy sociables, viven en grandes bandos, que suelen ser oídos en coro con voces suaves y profundamente vibrantes. En ocasiones se suelen posar en las orillas de los ríos sobre árboles viejos, además sobre los cortados arenosos del curso suelen ser el lugar ideal para cavar sus nidos. Cría igualmente en grandes colonias. Suele poner de 4 a 7 huevos entre los meses de mayo y junio. La incubación es llevada tanto por la hembra como por el macho por un periodo cercano a las tres semanas. Es estival y localmente muy común. Una vez terminado su periodo de cría sube a cotas más altas para terminar su reserva alimenticia antes de emprender el viaje de regreso. En el Valle de Hecho, desde Embún a cotas más altas, no suele ser muy común hasta el mes de julio y es más puramente un ave de agosto.
Las fotos corresponden a los primeros ejemplares que he podido observar este año (01-05-09) en el municipio de la Alfocea (Zaragoza). Ejemplares sueltos, sin llegar a formar todavía los típicos bandos. Las fotos realizada con mí agüeleta F50 y unas regulares condiciones atmosféricas.

jueves, 7 de mayo de 2009

Un zángano hablando de la abeja (Apis mellifera)

Las abejas se las conocen por recolectar néctar y polen, pero en ocasiones también resinas y agua. La resina de los árboles y arbustos les sirven para tapar y bloquear agujeros de su colmena (una especie de argamasa) y para reducir el tamaño de su entrada. El agua la utilizan como sistema refrigerador de la colmena, así como para diluir la miel. El sistema de refrigeración de la colmena es bastante curioso ya que distribuyen el agua por la superficie de las paredes de cera de las células, o bien manipulan el agua con sus lenguas para activar la evaporación y ayudan al enfriamiento formando con el batimiento de sus alas una corriente de aire.
Cada colonia de abejas contiene tres estatus sociales: La reina (hembra fértil), las Obreras (no fértiles) encargadas de limpiar las celdas, eliminar deshechos, alimentar a las larvas, construcción, recoger y distribuir el néctar traído por las que llegan del exterior y convertirla en miel, vigilar la colmena. El tercer estatus está compuesto por los zánganos que son los machos fértiles. Más o menos hay una reina por cada 60.000 obreras. El nido de la colonia se compone de una serie de paneles verticales de cera, en el hueco de un árbol, grieta o similares. La reina está capacitada para la puesta, pone dos tipos de huevos fértiles, que podrán dar lugar reinas o obreras y otras no fecundados que darán lugar a los zánganos. Los huevos son depositados en las celdillas de la colmena, una por huevo, la de los zánganos es de un tamaño mayor. Las celdas son en forma hexagonales, pero su fabricación no es debido a un proyecto de ingeniería, sino que en un principio todas las celdas son redondeadas pero debido a la presión de las fuerzas de las celdas contiguas las hace adquirir esta colosal obra arquitectónica.
Las abejas que se separan de un enjambre, se llevan cada una un suministro de miel en sus estómagos, que tan pronto como el enjambre ha elegido un nuevo lugar, se convierte rápidamente en cera para comenzar a construir su nuevo panal.
Uno de los mayores logros obtenidos en el Siglo XX ha sido el descubrimiento por los científicos de la habilidad de las abejas para comunicarse los lugares de recolección. Por lo visto, a su vuelta de una obrera con éxito realiza una danza especial, en la que figura la dirección a seguir para obtener el alimento, en relación de la dirección del sol con la entrada de la colmena y la distancia que se separa de ella. También estás investigaciones apuntan que las abejas de la colmena que vuelan cercanas a estas obreras bailarinas reciben la información en forma de aroma de las flores del trayecto.
Me he permitido entresacar todas estas curiosidades del libro “el mundo de los animales – animales del aire” de la edición Nauta. De los datos y curiosidades revisados no he podido aclarar otras dudas tan curiosas como la del motivo por el que las abejas en pleno deshielo se paran en la nieve y empiezan a excavar en ella. Puede ser una obtención de esa necesaria agua para la colmena, o para asearse o será una peligrosa confusión con la forma aceldezada de la nieve…. Es curioso que estas abejas esquiadoras nunca están en grupos, ni tan siquiera en pareja, pero en las cercanías de las colmenas se pueden observar bastantes individuos esparcidos por el suelo excavando con sus extremidades. Es doblemente curioso cuando las abejas son muy sensibles a su temperatura corporal, siendo por lo tanto muy peligroso de padecer hipotermia.
Hace miles de años que la humanidad se ha beneficiado de la miel de las abejas y no sólo por su gran valor alimenticio, sino con fines curativo: utilizado para tratar irritaciones de la piel, infecciones, heridas profundas, llagas, dolores estomacales, problemas respiratorios, tos, anemia…
En el antiguo Egipto se decía que "El Dios Ra lloró y sus lágrimas cayeron en la tierra y se volvieron abejas. Las abejas comenzaron a construir y fueron activas con todas las flores del reino vegetal. De esta manera llegó a existir la cera, así la miel fue creada de las lágrimas del Dios Ra".

Escarabajo aceitero

Es denominado este curioso escarabajo como "aceitero" debido a la segregación de una especie de aceite que le sirve de repelente ante sus perseguidores, de igual forma le resulta útil para poder escabullirse o convertirse en resbaladizo cuando es atrapado y así desprenderse de entre las garras o pico de su enemigo. El escarabajo siempre ha sido asociado místicamente con la buena suerte, se utilizaba para mantener alejada a las desgracias y a las enfermedades. Considerada igualmente como símbolo de protección, representaba la inmortalidad a través de las diferentes reencarnaciones. Representante de la vida, adorado y venerado en el antiguo Egipto era utilizado como amuleto para dar vitalidad y fortaleza a los vivos, como regalo de repelente de las maldiciones. En la actualidad se sigue considerando como un símbolo de la buena suerte, incluso considerado como amuleto del corazón.
Gabriel Glasman relata en sus “criaturas de la mitología clásica” que en función de empujar con sus patas la bola de estiércol de la que luego surge su descendencia, el escarabajo representa la imagen del Sol que amanece, en el sentido de fuerza renovada que preludia la existencia. Simboliza el nacimiento y el devenir. Hay pocos escarabajos momificados, pero los que hay se colocaban en cajita de madera o piedra, alguno con pequeños relieve de escarabajo en la tapa.
Tengo que agradecer la realización de esta foto a mi mejor fan y amigo de este modesto blog, Toñín, gracias a su lente/lupa de X2 pude acercarme "un poquito más" a este escarabajo.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Sargantanas aragonesas

Según fuentes consultadas en el Pirineo podría haber presencia de 4 especies de lagartijas: La lagartija pirenaica (Lacerta bonai) con una presencia bastante común y regular con el dorso pardo con línea blancuzca, la Lagartija aranesa (Lacerta aranica) localizada principalmente en el valle de Arán y vertiente francesa, dorso de color pardo grisáceo y la presencia en el centro de dos bandas de manchas negruzcas, la lagartija pallaresa (Lacerta aurelioi) con asentaciones muy centralizadas en los límites de Andorra, Francia y España, dorso pardo claro cubierto de pequeñas manchas y la Lagartija de turbera (Lacerta vivipara) extendida a lo largo de todo el alto pirineo en lugares húmedos, de vientre muy manchado de negro. De todos modos fuera de estas cuatro especies típicamente de alta montaña se encuentran otras especies más comunes a lo largo de nuestra comunidad, como la Lagartija colirroja (Acanthodactylus erythrurus) adultos de colores apagados con dos rayas amarillentas. Habitan en estepas, barrancos con vegetación, incluso lugares desérticos, la Lagartija roquera (Podarcis mulalis) otra especie típica de montaña, la lagartija ibérica (Podarcis hispánica) prefiere los territorios de menor nivel y más secos. También podemos encontrar la Lagartija rayada (Psammodromus algius) de color marrón con rayan amarillas paralelas) con preferencia a lugares con mucha vegetación.

lunes, 4 de mayo de 2009

Publicada la nueva Hoja Informativa sobre el Refugio de Rapaces de Montejo

Después de dos años y varios cientos de horas de trabajo, por fin acaba de ser publicada la Hoja Informativa Nº 33 sobre el Refugio de Rapaces de Montejo, de 460 páginas, que trata las principales novedades no recogidas en la anterior (Nº 32, de 360 páginas). Entre ambas suman pues 840 páginas, que contienen un resumen de los últimos datos y trabajos, realizados por el autor o enviados amablemente por más de 500 colaboradores desinteresados, sobre las 322 especies de vertebrados citadas en las hoces del Riaza y su entorno. También incluyen fotografías obtenidas allí por 33 naturalistas.
Aparecen asimismo los resultados de censos de buitres y alimoches durante los 34 años de la historia del Refugio, y los de otras aves durante los últimos años. Se incluyen informaciones sobre las fechas relativas a especies migradoras, incluyendo las aves acuáticas del embalse de Linares, y sobre otras muchas cuestiones. Se añaden referencias sobre los nuevos informes realizados (suman 755 en total), las nuevas publicaciones (ya van 3.211, de todo tipo), etcétera. Por otro lado, se avanzan algunos datos del último censo colectivo de otoño, cuyo informe final sigue en fase de preparación, después de que recientemente se hayan terminado y recibido los informes parciales que faltaban.
En 2008, Fidel José pudo comprobar que sólo 131 pollos de buitre leonado llegaban vivos al final de la primavera, aunque durante el verano murieron cuatro, lo que da un total de 127 pollos volados. Estas cifras, junto con las muy similares de 2007 (131 y 125, respectivamente), son las más bajas de los últimos 16 años. Para la reproducción del alimoche, los resultados de 2007 y 2008 han sido los peores de toda la historia del Refugio (es decir, de los últimos 34 años). Para ambas rapaces y para alguna más, la evolución reciente ha sido peor en el parque natural (donde la población baja) que en los alrededores (donde sube).
Otros libros nuevos sobre la zona aparecen reseñados en la última circular del Fondo para el Refugio (que puede enviarse a quien la desee), y en esta Hoja Informativa, donde también pueden verse avisos sobre actividades programadas para los próximos meses.
En el extenso capítulo de agradecimientos, se citan también a numerosos miembros del Fondo y de otras asociaciones, y a la guardería de WWF España (Adena) en el Refugio, entre bastantes otras personas y entidades.
Como es habitual, está previsto que esta nueva Hoja Informativa pueda adquirirse muy pronto, al igual que la anterior, y a precio de coste, en la Tienda Verde de Madrid (www.tiendaverde.es, tfno. 91-5353810); y que el texto aparezca también en www.naturalicante.com.
Texto y fuente: Dr. Fidel José Fernández y Fernández Arroyo.
Presidente del Fondo para el Refugio de las Hoces de Riaza

"Pata de caballo" Tussilago farfara

La farfara es uno de los indicadores del cambio de estación, siendo una de las primeras flores en florecer. En zonas altas, al fundirse la nieve brotan sus flores amarillas, más tardes aparecen en su base unas grandes hojas que recuerdan a la pisada de un caballo, motivo por la que recibe popularmente el nombre de “pata de caballo” o “uña de caballo” o “pie de caballo” o “Pata de asno”… Suelen nacer en lugares húmedos o arenosos cercanos a manantiales o corrientes de agua. Es utilizada como planta medicinal, al tener propiedades para combatir a los catarros, resfriados, tos, bronquitis, asma, afecciones pulmonares. Se recolecta tanto las hojas (en verano) como las flores (cuando no han terminado de nacer completamente y están todavía en proceso de capullo). Posee un sabor amargo.
Además de la agrupación de flores amarillas destacan sus gruesos tallos muy carnosos y escamados.
Foto realizada en el mes de marzo en la Sierra de Guara , puede verse la flor totalmente abierta, así como sus carnosos tallos y la falta de hojas, que como se ha comentado nacen con posterioridad.