Seguidores

domingo, 12 de abril de 2009

El vuelo del Alimoche (Neophron percnopterus)

Después del regreso de tierras africanas y de la primera toma de contacto con nuestra tierra, los alimoches comienzan su ciclo reproductor, en algunos lugares ya han realizado la puesta, pero por aquí todavía andan con sus espectaculares vuelos de celo, así como en el acondicionamiento de su posterior lugar de cría. La primera sensación al contemplar el vuelo de un alimoche es la de estar viendo una cigüeña, pero con unos comportamientos tan diferente a ésta que desde el primer momento la confusión es imposible. Como se puede ver en las fotos, la coloración es típicamente blanca y negra. Los juveniles e inmaduros son de coloración oscura, que con el transcurso de las diferentes mudas irán adquiriendo la coloración de adulta (sobre los 5 años). Posee una cola en forma de cuña, siendo su anchura inferior a la del ala. Las alas son largas y bicolores, siendo la parte anterior de un color blanco y la parte posterior y extremos del ala (dedos) de un negro intenso. Posee una cabeza amarillenta de un tamaño pequeña y estrecha, con un largo pico bastante fino. Su figura frontal es de alas muy planas y estiradas, aunque en sus vuelos en picado, acrobacias y aceleración, las arquea hacia atrás.
Su vuelo normal se caracteriza por aleteos suaves y profundos, aprovechando las corrientes térmicas. El pecho es blanquecino, como la cola y parte anterior de las alas, pero puede variar su coloración a más amarillento o incluso pardo-gris.

En la parte superior está menos contrastado el blanco y negro, extendiéndose el herrumbroso color blanquecino a la parte posterior del ala, cuando por su parte inferior es totalmente negra, posee manchas de color ocre o marrón-claro en la parte inferior de los hombros.

No hay comentarios: