Seguidores

martes, 7 de abril de 2009

Aves del asfalto

Dicen que para pescar lógicamente hay que ir al río… lo mismo pasa para poder observar a los animales en estado natural, difícil lo tiene uno si se queda en casa. Es complicado poder disponer del tiempo necesario para satisfacer esta necesidad de campo y en ocasiones tienes que “conformarte” con un paseo por los parques rodeados de asfalto o pasear por las orillas del río. Estos paseos de “ciudad” o centro urbano nunca están exentos de monotonía, ya que siempre hay sorpresas que te hacen regresar a casa con una pequeña satisfacción. Cada vez hay más cantidad de aves que se acercan a los centros urbanos para cobijarse, comer o realizar sus ciclos reproductores. Los gorriones y las palomas ya no están solos y cada vez más especies migratorias, invernantes o estivales hacen acto de presencia. Las cigüeñas renuevan año tras año sus nidos sobre los campanarios o sobre cualquier poste del tendido eléctrico, especies como las tórtolas, estorninos o las cotorras argentinas han hecho verdaderas colonias medio-invasoras. Entre las rapaces, el Cernícalo vulgar y el primilla son los que aprovechan las oquedades de los edificios para realizar sus puestas. Las estivales golondrinas, aviones o vencejos revolotean aprovechando los días al máximo para poder terminar a tiempo su ciclo reproductor antes de emprender el viaje de regreso. En los parques y jardines es fácil encontrar zorzales, urracas y otros córvidos, entre los pinzones, jilgueros, carboneros, herrerillos, verdecillos y demás pajarillos. Me resultó chocante encontrarme con varias parejas de Martines pescadores en el Ebro, cuando es complicado verlos en los ríos de montaña. Al igual que el Martín, las Oropéndolas, Pitos o Picapinos ya no son raros de ver sobre los chopos de las riberas. Ánades, Fochas, Cercetas, Garzas, Garcillas, Cormoranes, Andarrios y demás anátidas deleitan a todos viandantes que se acercan al río. La proporción anual de aves en estos centros urbanos varían bastantes de unos a otros pero podría decirse que según su estatus podrían clasificarse según esta clasificación:
- Sedentarias 27%
- Estivales 18%
- Invernantes 24%
- Migratorias 27%
- Accidentales 4%

Lógicamente esto no es comparable con una excursión en plena naturaleza pero siempre hay formas de evadirte de la rutina y renovar tu “instinto animal”.

2 comentarios:

Toñin dijo...

Doy fe, yo ví un martín pescador en el Ebro, entre el puente de Santiago y el de la Almozara, por no hablar de cormoranes que hay a cascoporro, sé que era un martín pescador porque el bloguero me enseñó cómo son...

jarnaco dijo...

Yo los vi debajo del CD Ebro y también más abajo del puente de Santiago. Además de las Oropéndolas, se me ha olvidado anotar la observación de un torcecuello. Bueno la verdad que está muy animado el Ebro y ahora unido a que dicen se ven Nutrias a lo largo de su curso, digo yo que no creo que se hayan escapado del acuario, no? o que estén esas de ahí dentro en celo... Fuera bromas han dejado la ribera del Ebro con la Expo que da gusto y por lo visto también ha influido el incremento de arbolado en las aves.