Seguidores

lunes, 16 de marzo de 2009

Ya han llegado los alimoches...

Ya hace unos días que tenemos entre nosotros a los Alimoches (Neophron percnopterus), llegado a nuestra tierra para realizar su ciclo reproductor. Hasta mediados de abril sus vuelos paralelos, picados y persecuciones serán el preludio de la puesta en el borde de un acantilado o dentro de una pequeña cueva. Su nido está formado normalmente de palos y huesos, aunque podemos encontrar de todo, incluido resto de basura. Suele echar por este motivo un olor bastante desagradable. Puesta compuesta de 1 o 2 huevos. Llevamos unos años en que sus ciclos reproductores son cada vez más largos y no es de extrañar nidadas en que los pollos no realizan sus primeros vuelos hasta pasados la mitad de agosto. Me da miedo pensar el peligro que puede suponer la llegada de la época de regreso a tierras africanas sin la perfecta formación de vuelo de estos jovenzuelos.
El Alimoche es un ave relativamente pequeña (unos 63cm de largo el macho, por 70cm de la hembra) por lo que a la hora de limpiar la carroña, deja siempre primero a las aves de mayor tamaño. Se alimenta como he comentado de carroña, pero también es muy oportunista pudiendo comer desperdicios, insectos, huevos y pollos de diversas aves, puede comer frutos y vegetales, es asiduo visitante de basureros. Es uno de las pocas aves que puede utilizar “herramienta” para conseguir comida. Les gustan los huevos de avestruz y de flamenco, que intenta perforarlos con el pico, de no conseguirlo, busca una piedra, la sujeta con el pico y la lanza sobre el huevo, insistiendo hasta llegar a romperlo. La piedra es transportada en ocasiones de más de 50 metros que es llevada en el pico. Esta habilidad es la que le ha otorgado el sobrenombre de “Buitre Sabio”. En las Islas Canarias hay muchas leyendas sobre este pequeño buitre, transmitidas por la tradición oral desde hace siglos, evidencian la consideración de ave sagrada. Una de ellas, relacionada con el mito del Ave Fénix, asegura que cuando sienten la muerte, vuelan hacia el cielo y se desvanecen en el aire. Conocido también como “Buitre egipcio”, jugó un importante papel simbólico en la vida del antiguo Egipto, tal vez por su larga asociación con el hombre y su contribución a la eliminación de animales muertos, apareciendo en numerosas pinturas de las antiguas tumbas. Se estima una población entre 1.324 y 1.373 parejas nidificantes en España, mientras que en toda Europa se calcula una cifra mínima de 2.800 y un máximo de 7.100 parejas (Cita: El gran libro de las rapaces diurnas de Gianni Ravazzi). Según SEO: Los expertos han alertado sobre el estado crítico en el que se encuentra el alimoche común. Todos coinciden en que el veneno, tanto en Europa como en las áreas de invernada en África, y la falta de alimentos son las dos amenazas más importantes a las que se enfrenta. Estas dos causas han diezmado la población de alimoche. Solicitan que se cambie la normativa que regula la gestión de los subproductos animales no destinados al consumo humano a favor de la conservación de las aves necrófagas para que se puedan dejar en el campo cadáveres de ovejas y cabras, básicos para la alimentación del alimoche. También exigen mayor control del uso ilegal de venenos.

No hay comentarios: