Seguidores

martes, 10 de marzo de 2009

Quién lo diría….. 100 entradas, quizás ha sido por el efecto de la luna.

Hoy este modesto blog está de cumpleaños, nunca hubiera pensado que llegaría a estas 100 entradas, como tampoco sé el motivo por el que aquel día publiqué la primera, quizás fue una alineación planetaria o correspondió al lado oscuro de la luna. Hoy como no puede ser de otra manera hablo de ella. Decir primeramente que ando "alucinado" de la cantidad de amigos que me han animado a seguir. Gracias a todos.
Aunque siempre sujetos a nuevas investigaciones, se señala que la luna tiene un peso de 73.500.000.000.000.000.000 toneladas y que su fuerza de gravedad es capaz de elevar los mares hasta 15 metros e incluso arquea la corteza terrestre unos 250 centímetros. Parece demostrado que la influencia de las fases lunares afecta a los ciclos reproductores de animales, así como las plantas también tienen su propio ciclo lunar. En un apunte tomado de un libro sobre el influjo de la luna de Carlos José Rodríguez menciona que “la posición de la luna casi es tan importante como el sol, pero su influencia es diferente. La luna regula esencialmente nuestra vida emocional y ello lo ejerce de manera inmediata, bien sea condicionado con nuestras reacciones o actuando sobre la memoria y los modelos de comportamiento habituales”. A parte de esta parte mística, multitud de seres vivos responden a las fases lunares adaptando su vida a dichos ciclos. Se ha demostrado esta influencia en los ciclos reproductores de los peces. Las angulas siempre emigran al mar en cuarto menguante, cierto tipo de cangrejos se reproducen en marea baja y los erizos, las ostras o los percebes sus ciclos alimenticios y reproductivos son en luna llena. Las plantas no son una excepción y así los campesinos siempre han contado con las diferentes fases lunares para acondicionar sus cosechas. Así las plantas cuya parte comestible crece sobre la tierra (col, lechuga, acelga…) se deben sembrar cuando la luna está en creciente, por el contrario se sembraran en luna menguante todas aquellas que la parte comestible sea debajo de tierra (patatas, nabos, u otros tubérculo). Dicen que si los ajos se siembran en luna menguante crecerán sanos y hermosos, pero si se hacen en creciente estos serán de pésima calidad. La luna afecta en la circulación de la savia de los árboles: En la luna nueva la savia desciende y se concentra en la raíz; En creciente el flujo de la savia comienza a ascender y se concentra en tallos y ramas; con la luna llena el flujo asciende y se concentra en la copa (ramas, hojas, frutas y flores) y en menguante el flujo de savia comienza a descender y se concentra en tallos y ramas. En los mamíferos parece afectar a los ciclos menstruales de las hembras, En las vacas parece ser que si la fecundación se logra en luna menguante predominará una cría de sexo femenino y cuando es fecundada en creciente el predominio es masculino. En las aves no he encontrado nada razonablemente lógico, así que como curiosidad nombro mis observaciones con mis queridos Quebrantahuesos: Es curioso que todas sus puestas van rondando la luna llena, y principalmente en periodo de menguante. Quizás sea por esa parte mística y espera un determinada fase lunar para que la hembra sea fecundada adecuadamente, pero después de numerosas cópulas observadas y a diferentes horas del día, me he dado cuenta que las más exitosas (ladeado de colas y perfecto acoplamiento) ha sido en las últimas horas del día. Por lo que siempre he pensado que la luna llena hace más larga la tarde y al tener más luminosidad favorece las cópulas. Redacto unas observaciones del último día de creciente: “Llegan dos adultos, siempre uno seguido del otro y a una distancia de escasos 10m, en ocasiones invierten sus vuelos circulares. Se para la hembra a mitad de las rocas, mientras el macho le sobrevuela y termina parándose a su lado (frente a ella) transcurridos dos escasos minutos levanta el vuelo y la sobrevuela hasta que se posa con mucha delicadeza sobre el dorso de la hembra. Juguetean con sus colas hasta que asientan, realizando una perfecta cópula de 12 segundos. En pleno acto sexual acerca la cabeza hacia la de la hembra picoteándosela de forma muy suave. Terminado el acto el macho levanta el vuelo y sobrevuela la zona, siempre por encima de la hembra, finalmente se vuelve a parar a su lado para pasar juntos la noche” “llega un adulto en vuelo veloz dirigiéndose donde estaba el otro adulto parado, en un breve sobrevuelo sobre ella se posa encima y realiza una muy breve cópula de escasos 5 segundos (casi de jugueteo más que de cópula). Ambos levantan el vuelo y cambian el emplazamiento donde permanecen durante 20 minutos acicalándose. Una vez bien aseados el macho levanta el vuelo y tras un breve espacio se para enfrente de ella y empiezan ambos a realizar gestos de asentimiento. La hembra le ofrece el dorso al macho, qué de un salto se acopla sobre su espalda consolidando, ahora sí, una exitosa cópula de 10 segundos”

4 comentarios:

Toñin dijo...

Felicidades al bloguero, pronto las 1000...

jarnaco dijo...

Gracias por ser el primer seguidor y encima el más fiel...lo de las 1000 ni me lo planteo, lo único que deseo es tener en esta cabeza al guna cosa para comantar. Mañana tengo intención de pegarme un madrugón e irme por la Sierra de Guara (ya te contaré)

Carlos dijo...

Este es el comienzo de una aventura maravillosa. FELICIDADES Y ADELANTE

jarnaco dijo...

Muchas gracias Carlos por tú felicitación, espero que esta extraña aventura continúe y os haga partífices de ella