Seguidores

jueves, 5 de marzo de 2009

Otro pollo que no volará…Hoy ha sido en Cerler

Comentario a la noticia aparecida hoy en la prensa, y la cual he introducido en "Avenoticias de hoy" en la parte derecha del Blog....
Siendo apenas un chaval puede ver mi primer quebrantahuesos, recuerdo que íbamos en una de esas añoradas caminatas con parte de mi familia, también recuerdo que aunque me impresionó esa primera visión de la especie tampoco me supuso un gran impacto. El transcurso del tiempo a su lado me ha supuesto algo más que una afición o una recolección de datos, ha sido un incentivo para sentirse uno vivo. Oír su vuelo libre te impresiona de tal manera que te deja sin aliento, como impresiona ver la primera nidada, la primera cópula, o el primer pollo. Pero sin duda alguna destacaría el momento del primer vuelo del pollo, considerándolo un momento mágico. El 10/03/1995 llegó por el pueblo un Quebrantahuesos marcado, “Pascual”, con dos bandas alares de color azul turquesa en las alas, además de la decoloración de varias plumas primarias en su ala izquierda y algunas segundarias en su ala derecha, he de reconocer que me llevé una gran alegría, a pesar que me pareció en un primer momento más una “cometa” que un “ave”. Este Quebrantahuesos fue marcado el 06/06/91 en Guara (nacido en marzo del 91), llevándole en sus vuelos de dispersión por tierras del prepirineo léridano y alto Pirineo (PN. Ordesa y Monte Perdido), para llegar por esas fechas por tierras del Valle de Hecho. Ya en esas primeras actuaciones me ocasionó todo esto preocupación y miedo ante cualquier intervención en una especie tan “delicada” y además sabiendo el impacto que les ocasiona cualquier acercamiento humano a las zonas de cría. Estas primeras actuación supusieron un “ya que no ha pasado nada” continuamos probando otras cosas, así que del marcaje alar, decoloración y anillas pasó a colocárseles un arnés con radioemisor, y ya en nuestros días seguimientos GPS. Ahora, en plena época de la tecnología, se empiezan a motorizar sus nidos con cámaras, para controlar adecuadamente el proceso reproductivo, en sí no influye en él, ya que su colocación es fuera de los meses de puesta, pero les vale ahora para saber cuando nace ese segundo pollo y así “intervenir” sobre él, con el consiguiente riesgo para ambos pollos y sus irritados padres. La noticia que hoy sale publicada en varios medios de comunicación me supone mucha preocupación, mucho más que ese primer miedo que sentí al ver a Pascual. No puedo estar en contra de todas las actuaciones que se está llevando para la conservación del Quebrantahuesos ya que ha supuesto un sustento alimenticio y de unas buenas medidas conservacionistas (a pesar de que el control en ocasiones es demasiado insistente), pero para una persona que cree que la mejor reproducción es la que se desarrolle de la forma más natural posible todo esto le ocasiona todas las reticencias posibles. No quiero ni pensar en la irritación de los adultos de Cerler con tanto “jaleo” cerca de su nido y sus “hijos”, como tampoco quiero pensar el tamaño de las escleróticas de los ojos, así como su rojizo color sangre, aunque me lo imagino. Denuncias, acosos, rabia, miedos…. Pero lo preocupante del caso es que otro Quebrantahuesos no volará este año.

No hay comentarios: