Seguidores

jueves, 12 de febrero de 2009

Si yo tuviera "pluma"

El cuidado de las plumas es primordial para todas las especies de aves, gastando en esta función mucho de su tiempo diario. Las aves necesitan tener su plumaje en perfecto estado. Ya que le proporciona un eficaz protector térmico, igualmente le garantiza un perfecto funcionamiento de vuelo, una necesaria impermeabilidad, así como el poder disponer de un plumaje vistoso para realizar sus cortejos de apareamiento. Es razonable pensar que el baño con agua sea el más común, de todos modos las aves suelen utilizar otros métodos de aseo un poco menos conocidos. Los baños con el agua suelen ser por "chapoteo", para que así le pueda llegar el agua a todo el cuerpo, suele ser por un batir suave de alas. Una vez remojado vuela hasta un lugar seguro donde se acicala. Más o menos sería como "peinarse", con ello garantiza un alisado de las plumas, así como facilitar el desprendimiento de suciedad o la eliminación de parásitos. Este “peinado” también le sirve para extender una sustancia aceitosa que todas las aves producen y que le sirven de conservación y especialmente para la impermeabilidad al agua.
Esta sustancia la segrega por una glándula que poseen en la base de la cola, llamada uropigial, y que van extendiéndola con ayuda del pico o la cabeza. La falta de agua es cubierta en ocasiones por el polvo, que les facilita principalmente la eliminación de parásitos (perdiz, codorniz…). Hay especies que prefieren echarse en los días de lluvia sobre el suelo con las alas extendidas. la falta de lluvia la cubren con echarse en las primeras horas del día para así impregnarse de la humedad del rocío (paloma o tórtola). Dicen que algunos páridos humedecen sus plumas con zumos de frutos agrios para eliminar los parásitos y estimular la segregación de aceite. Algunas especies les facilitan la eliminación de parásitos el “baño de hormigas” consistente en echarse cerca de un hormiguero para que éstas se suban a su cuerpo. Otra variedad de este curioso baño consiste en aplastar un cierto número de hormigas y extendérselas con el pico, según parece el ácido de defensa de las hormigas es eficaz como repelente. Aunque menos extraños que los nombrados baños de hormigas, son las especies que utilizan el barro como desparasitador, caso de los verderones o de grandes alados como el Quebrantahuesos, que además de suponerle un metodo de aseo, le supone su coloración característica, para los mismos menesteres, también suele refrotarse sobre las rocas.

No hay comentarios: