Seguidores

lunes, 2 de febrero de 2009

Otra preciosidad en grave peligro: El Águila perdicera (Hieraaetus fasciatus)

Después del Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) se pudiera considerar al Águila Perdicera (Hieraaetus fasciatus) la segunda rapaz aragonesa en mayor peligro de extinción, y por lo tanto su control, seguimiento y conservación está siendo igualmente muy minuciosa por parte del Gobierno de Aragón. Según los datos anuales de parejas/exito reproductor en nuestra comunidad no habría dudas en considerarla incluso por encima. En el ámbito Nacional su mayor población se situaría entre Cataluña (unas 66 parejas), Castilla la Mancha (rondado las 80 parejas), Extremadura (sobre las 95 parejas), la Comunidad Valenciana (cercanas a las 110 parejas) y sobre todo en el territorio Andaluz (con números cercanos a las 350 Unidades Reproductoras). El resto del Territorio español con unidades reproductoras dispersas: 1 Unidad Reproductora en el País Vasco, 3 en la Comunidad Madrileña, 3 en Navarra, 5 en la Rioja, 17 en Castilla León, 20 en Murcia y nuestras 30 parejas Aragonesas. Todos los datos anteriores son del 2003, y en ese año no estuvieron presentes si en Asturias, Cantabria y ni en Galicia.
Ha sido un ave igualmente perseguida, y a la que tanto el tendido eléctrico, como el uso indiscriminado de venenos le ha afectado en demasía. El ejemplar de la foto, por ejemplo, está siendo cuidado en el albergue de Aves del Ecomuseo de Aínsa después de recibir un disparo en uno de sus ojos (por sensibilidad sólo fui capaz de fotografiarle por su perfil bueno).
Esta precisa ave se alimenta de animales de tamaño medio, como perdiz o conejos. La disminución de estás presas ha supuesto un cambio repentino de la dieta diaria y ya no es extraño verla alimentarse de roedores, ardillas, palomas, córvidos e incluso lagartos. Las hembras alcanzan la madurez sexual entre los 2 y los 4 años y los machos pueden incluso llegar a los 5 años. Realizan la puesta entre enero y mitad de marzo y lo habitual es que sean dos huevos por puesta. Incubación realizada principalmente por la hembra (cercanos a los 40 días); el pollo permanece en el nido un poco menos de 70 días.

No hay comentarios: