Seguidores

domingo, 1 de febrero de 2009

El presumido Petirrojo (Erhitacus rubecula)

El Petirrojo (Erhitacus rubecula) es una de esas especies que mejor se han adaptado a la civilización y es quizás el ave insectívora más común en cualquier zona verde de las grandes ciudades. Este acercamiento a la humanidad les ha otorgado un gran cobijo y alimentación en los días de frío invierno. A pesar de este acercamiento también es muy común en cualquier ecosistema, no resultando extraña la observación en cotas alta de montaña.
Tamaño parecido a un Gorrión (Passer domesticus) de unos 14 cm pero de forma más frágil y con el pico más largo y fino. Se alimenta principalemente de insectos, orugas, lombrices… en invierno también de bayas y semillas.
En muchas civilizaciones el Petirrojo ha sido considerado un ave sagrada y de ella han nacido numerosas historias. En la cristiandad es venerada por quitarle una espina al Cristo crucificado. Cuenta esta curiosa leyenda que Dios quiso crear un ave con un gran colorido para que no fuera comparado con ninguna otra. El carácter del ave cambió y su coquetería y presunción le ocasionó la furia de Dios al que llamó Petirrojo y lo cubrió todo su plumaje de un apagado color gris. Todo ruego y perdón que el Petirrojo suplicó no surcó efecto y Dios cumplió su palabra y consumó el castigo. Muchos años pasaron para la especie conllevando el castigo impuesto. Un día uno de los pollos le preguntó a uno de sus padres el motivo de por qué se llamaban Petirrojos y sin embargo sus plumajes eran completamente grises, cuando escuchó la historia de que Dios les castigó por ser tan presumidos, él se dijo que si llegara a hablar con el Señor igual algún día les perdonaría. Los días pasaron para este pollito y en uno de sus revoloteos observó un hombre crucificado en una cruz con una dolorosa corona de espinas en la cabeza, se acercó y le quitó una de ellas salpicándole una gota de sangre en el pecho y la cara que se volvieron de un color rojo intenso que ya no se le fue. Sus posteriores crías nacieron igual y así son como las vemos hoy en día.

2 comentarios:

Toñin dijo...

Que historia mas bonita, por supuesto no la había oído en mi vida...

jarnaco dijo...

Es una hitoria/cuento que escuché hace algunos años y con exactitud no sé si será así, ya sabes que sabes el argumento pero no escena a escena.... Hay otra parecida referida al cuervo; según Dios en la creación le fué diciendo a cada especie como querían ser y él así los creaba, hasta que llegó el cuervo y le pidió ser el de más bellos colores, el de mejor trino y el más envidiado, a lo que Dios le dijo "ah sí.... pues te haré negro, con voz ronca y para que te acuerdes cada año de tu vida que de ser menos egoista no beberas agua en el mes de agosto.... Ya ves hay historietas como aves... las tendría que agrupar en algún libro, Bueno de momento entán en este blog