Seguidores

lunes, 16 de febrero de 2009

El Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus)

Entre las pequeñas y medianas rapaces diurnas destaca este Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus) por varias razones: por un lado al ser una de las más abundantes rapaces de nuestra fauna y seguramente por su peculiar cualidad de la que lleva su nombre y por lo que es fácilmente reconocible en la observación en la naturaleza. Se trata de un movimiento de alas que le permite pararse “cernirse” en pleno vuelo, para atisbar y capturar su alimentación, compuesta de grandes insectos, lagartijas, roedores e incluso pájaros. Además de esta gran habilidad posee un maestro vuelo capaz de sortear los obstáculos con total comodidad, así como poder volar en vuelo raso por encima de los sembrados. Gracias a su anatomía y sus características morfológicas es posible desarrollar estas facultades, tiene las alas amplias y punteaguadas (para imprimir rapidez de vuelo) y una cola larga (que le hacen de timón a la hora de las rápidas maniobras). Muy común en lugares poblados, incluido grandes pueblos o ciudades. El Cernícalo es más normal que se reproduzca en el campo, aunque se observe en las poblaciones y normalmente aprovechando un viejo nido de córvido o en algún hueco. Suele tener una gran prole de 4 a 6 polluelos. La incubación es llevada por ambos adultos y aunque parezca extraño en ocasiones con una mayor participación del macho. Habita en casi todos los ecosistemas, desde zonas montañosas a llanuras.

No hay comentarios: