Seguidores

jueves, 22 de enero de 2009

Riglos: El Reino del Mallo

No es de extrañar que las peculiares formas de los mallos Puro, Pisón, Fuso o Firé encierren multitud de leyendas, mitos e historias. En este privilegiado lugar encontramos referencias históricas de la construcción de una fortaleza de defensa de las fronteras del antiguo Reino de Aragón. También parece curioso encontrar entre la diferente documentación referencias de que llegó a ser durante un tiempo un Reino propio (una especie de Principado) llamado el Reino de Os Mallos o Reino de Bertania, que abarcaba Riglos, Agüero, Murillo y Ayerbe. El periodo del Reino duró relativamente poco y abarcó la monarquía de la Reina Berta, mujer del Pedro I. Posteriormente a la muerte de la Reina Berta, Alfonso I recuperó el territorio para el Reino de Aragón.

Dentro del libro “el Milenio de la Pasión – El destierro del Grial – “ el escritor Santiago Morata llega a describir el esplendor de un amanecer desde la cima del mallo Pisón y no es de extrañar que como cavila pudiera haber sido cobijo, en algún momento de paso, el guardián del Santo Grial. Dice textualmente “El primer rayo de sol apareció tímidamente en la línea del horizonte. Un aura resplandeciente fue creciendo desde un punto lejano, hasta un fuego que parecía aproximarse. Ambos vieron que el paisaje comenzaba a dibujarse sobre las montañas. El aura comenzaba a abrirse y las nubes se prendían de jirones de luz. Era un espectáculo maravilloso. Se adivinaba ya la primera línea resplandeciente del disco solar. El sol salió por fin, alegre y descarado, iluminándolo todo, llenando el mundo de un colorido y una alegría que invitaban al optimismo. La luz fue lamiendo los mallos, elevándose con rapidez, dando nuevos matices de color a los valles, los olivos, la pequeña aldea, el río Gállego y las llanuras del fondo que pronto serían cristianas”

La colonia de Buitres leonados (Gyps fulvus) es muy numerosa en toda la zona, siendo igualmente propicia para otros grandes alados como el Alimoche (Neophoron percnopterus), el Águila real (Aquila chrysaetos) o el propio Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus).

Para llegar a este emblemático lugar hay que coger la carretera A-132 a la salida de Huesca y a la media hora (35.5km) coger el desvío de la carretera H-310 dirección Riglos (42.9km totales desde Huesca)

No hay comentarios: