Seguidores

jueves, 4 de diciembre de 2008

Lirio azul o de puerto. Para que os sintáis libres como niños.

Os cuento un pequeño cuento de Hermann Hesse sobre esta preciosa planta que en cierto modo es parte de mi vida, ya que según cuenta la simbología de mi horóscopo estoy muy relacionado con ellas…a saber.
El cuento cuenta más o menos la historia de un niño que le encantaba el Lirio de su jardín, siendo muy importante para él y sobre el cual todo su mundo le parecía fascinante, quedando en un estado de ensueño y podía sentir la bendición de la vida. Sin embargo, cuando el niño creció y tuvo que abrirse al mundo exterior su entusiasmo por ese Lirio desapareció, así como todo lo que le simbolizaba. Se convirtió en un famoso profesor, pero a pesar de su éxito profesional su corazón estaba infeliz e insatisfecho. Al conocer a una preciosa chica empezó a recobrar esas ganas de vivir, curiosamente esa chica se llamaba Iris (lirio), y el propio nombre le recordaba algo profundo, distante e importante, pero sin poder determinar que sentía exactamente. Un día le pidió que se casara con él pero ella se negó diciéndole “puedo vivir sin flores y también sin música…pero sin embargo hay una cosa de la que no podré estar, ni tan siquiera un día y es si la música de mi corazón no está en el centro de todo lo que hago” le exigió que encontrara su ser interno y que entonces ella aceptaría su propuesta. Pasaron unos años en los que el pobre hombre empezó a desarrollar una sensibilidad especial por la vida, pero antes de que completara su misión, Iris enfermó. Antes de morir ella le dio un Lirio y le dijo “Búscame….busca al lirio, luego vendrás a mí” Él continuó buscando y casualmente redescubrió el sueño de su infancia, y a través del lirio volvió a llenarse de vida, volvió a cantar dulcemente y su camino ascendió hacía su hogar.
Supongo que la paradoja de este cuento es que “el corazón de un niño es verdaderamente libre y representa al verdadero ser” así que espero que todos os sintáis tan niños como me encuentro yo en medio de la naturaleza.

No hay comentarios: