Seguidores

domingo, 30 de noviembre de 2008

El desgraciado Sapo (Bufo bufo)

Después de ver un sapo como este de la foto no te extraña que haya sido en la antigüedad una de las especies más perseguidas por su relación con brujerías, mal de ojos o culto al mal. Su aspecto grande, gordo, andares pesados y cuerpo verrugoso no indica ni lo más mínimo el potencial de equilibrio medioambiental que nos proporciona (al igual que todos nuestros reptiles y anfibios). A pesar de las habladurías no escupe, tampoco el contacto con ellos te produce calvicie, ni te quedas ciego, lo que si que hay que tener cuidado es de lavarse cuidadosamente las manos después de tocarlo ya que te las deja aceitosas, con un olor algo desagradable a ajos y nunca debes acercarlas a los ojos o fosas nasales.
A pesar de su denominación de común es una especie en claro declive, siendo considerada en el libro rojo de especies amenazadas de “precaución menor” y la subespecie gredosicola como “vulnerable”
El sapo de la foto fue fotografiado este sábado en los Galachos de Juslibol.

No hay comentarios: